Sopot y La casa torcida de Jan Marcin Szancer, en Polonia

Hoy viajamos a Sopot, una de las ciudades más refinadas de Polonia.
Si vas a viajar por Europa durante este puente o tienes pensado algún viaje durante el año quizás el lugar que te mostramos hoy te llame tanto la atención que no puedas evitar apuntarlo en la lista de los imprescindibles.
En la calle Monte Cassino, encontramos un centro comercial que a simple vista quizás pienses que necesitas una revisión ocular, te estás empezando a marear o algo te sentó mal... pero nada más lejos. 


Es la "Crooked House" ("Casa Torcida" en español. "Krzywy Domek", en polaco), el edificio construido en 2004 por el equipo de arquitectos de Szotynscy & Zaleski, que forma parte del centro comercial Razydent. La fachada está inspirada en los dibujos de Jan Marcin Szancer, ilustrador de cuentos infantiles polaco, que utilizaba frecuentemente estas curvas para sus creaciones.



Cada día, miles de turistas se apuran por captar un nuevo ángulo de esta edificación bastante extraña. Dicen que sientes los mismo que cuando estás frente a una obra de Gaudí. Aunque, salvando las distancias... por supuesto.


En el interior, un centro comercial con sus tiendas, restaurantes y bares. Y como este rincón de Sopot se ha hecho muy famoso, también se ha convertido en un centro cultural donde pasan artistas internacionales. Lo comprobarás en el muro que tienen con las firmas de las grandes personalidades que por allí pasaron. Su particular "Walk of Fame" al mejor estilo Hollywood.


La "Crooked House" está considerada como uno de los edificios más extraños del mundo, al nivel de la española Torre Galatea Figueres, La Biblioteca Pública de Kansas City de Estados Unidos o el famoso Museo Guggenheim de Bilbao.

Y ya que estás en Sopot, ¿qué te parece darte una vuelta para conocer la ciudad? Porque la Krzywy Domek ( Casa Torcida ) está a pasos de la calle comercial Monclak, una peatonal que nace en la Forest Opera y termina en el mar, a pasos del muelle más largo de toda Europa. 


Un pasillo de más de 600 metros que se adentra en el mar y que si no supieras que estás en Europa quizás pensarías que te has teletransportado a EEUU y alguna de sus películas.


Los niveles de yodo del ambiente aquí duplican a los de la ciudad, algo que lo ha hecho famoso como un paseo muy saludable, desde siempre. Además, es un gran punto para obtener una excelente panorámica de la costa.

Nuevamente en tierra firme, pasa por la plaza Zdrojowy que tiene un faro espectacular que en lo alto tiene un mirador y un bar donde puedes escuchar música en vivo con unas vistas impresionantes. 


Durante el invierno, la plaza misma se convierte en una pista de hielo para disfrutar con toda la familia. 

Fuente ppal: Viajestic
Imágenes: Google 



Comentarios