La lista de invitados a una boda

Se aproxima la época de buen tiempo, afloran los eventos, sobretodo bodas, y tod@s l@s novi@s están ultimando detalles para su gran día, algunos están empezando y otros van a medio camino.
Uno de los dilemas más grandes no es ni tan siquiera de qué color vestir las mesas, por supuesto tampoco qué menú escoger y mucho menos dónde celebrarlo. En gran dilema, aunque no lo parezca, es la lista de invitados. 

Por eso no debemos olvidar que es vuestro día y que lo más importante es rodearse de aquellas personas que nos quieren de verdad y nos transmitan toda la felicidad del mundo. Por ese motivo hoy queremos echaros una mano y hacer una lista con aquellos 10 puntos básicos e imprescindibles que facilitarán la tarea de reducir el número de invitados, sobretodo los " no deseados " o los que no deberías invitar aunque te sientas comprometid@ a ello.


En algunos casos quizás te costará llegar a tomar la decisión pero incluso por el bien de tu bolsillo, si quieres pensarlo así para que te ayude a decidirte, a veces es mejor pensar en uno mismo y ser un poquito egoísta por un día.
  1. Amigos conflictivos. Aquellos que huyen de los encuentros sociales y que siempre la lían de manera polémica sea donde sea. Piensa si realmente quieres que también traiga malos rollos a tu día.
  2. Compromisos familiares. Amigos de vuestros padres, sus conocidos o gente que ni siquiera conoces. Son personas totalmente prescindibles en vuestra boda. En el caso que sean vuestros padres los que pagan la boda, intentad negociar con ellos y hacer entender que quien se casa eres tú, no tus padres ( ellos ya se casaron en su día ), e intenta reducir la lista de compromisos lo máximo posible.
  3. El amigo que presiona. ‘Si invitas a Pepito, yo no voy’. Esta actitud no es correcta, dado que si es un amigo de verdad no os pondría en esa tesitura. Así que ya sabes dónde ubicarlo... fuera de la lista.
  4. Compañeros de trabajo. No es necesario que invitéis a todos vuestros compañeros de trabajo. No estáis obligados. Limitaros a invitar a aquellos con los que tengáis una relación más estrecha.
  5. Familiares lejanos. Siempre está la típica parte de la familia que no vemos nunca. Si su presencia no os emociona especialmente borrarlos de la lista sin pensarlo.
  6. El ex que sigue sintiendo algo por ti. Aunque seáis amigos y te diga que está muy feliz por tu nueva vida, si sospechas que aún siente algo por ti mejor que lo dejes al margen ese día. Ahórrale el sufrimiento.
  7. Amigos que ya no son tan amigos. Si la amistad se ha enfriado y ya casi no tenéis contacto, no os sintáis obligados a invitarles. Sería por puro compromiso ya que después todo seguirá igual. 
  8. El cotilla de turno. Aquella persona que va de amigo pero solo irá vuestra boda para criticarlo todo y publicarlo a los cuatro vientos.
  9. Familiares no deseados. En todas las familias está la oveja negra. Todos saben que no os lleváis bien y que nos os soportáis, pero le invitáis por puro compromiso. Lo mejor, sin duda, es no incluirlos en la lista. Ni el invitado ni tú os sentiréis agusto ese día, para qué pasarlo mal ambos ? Si lo invitas por el resto dela familia, símplemente irá por ellos, no por ti. 
  10. Proveedores. Está bien llevarse bien con los proveedores pero no es necesario invitar a tu peluquero o al diseñador de tu vestido a menos que sean muy íntimos y sientas de corazón que debes invitarlos. Seguro que estáis contentos con su trabajo, pero es su deber como buen profesional cumplir con vuestras expectativas así que no es necesario que acudan a tu boda. 

Con estos 10 puntos deberías poder confeccionar la lista de invitados con pocos problemas o casi con ningún problema.
Tus familiares más allegados y amigos son los que deben ayudarte en este día tan importante y sobretodo comprender tus deseos, por ello quienes deben acudir a tu gran día no son otros que los que realmente desean tu felicidad y te acompañan durante toda tu vida. 


Pensar en uno mismo no es malo si se hace con medida. Este día debería ser único e irrepetible en tu vida y los recuerdos que conserves de él tienen que ser bonitos y agradables. Nadie se fija ni recuerda unas palabras dichas por compromiso o escritas en un libro de firmas por haber acudido, esas personas que ni aprecias o ni siquiera conoces no tienen por qué formar parte de tu álbum de fotos. 
Sucede con todos los eventos importantes de la vida, todo el mundo te felicitará por tu compromiso, el nacimiento de tu hij@, etc, así que sólo los que de corazón lo sientan, aquellos que sean o hayan sido cómplices de tu día y los que te acompañen día a día son los que deben formar parte de esos recuerdos que perdurarán para siempre en tu memoria y objetos donde dejaron la huella.


Feliz día!!

Fuente: Bodas.net
Imágenes: Google

Comentarios