Decorar calabazas de Halloween

Llevamos un tiempo mostrando calabazas pintadas en nuestra página de Facebook.
Para aquellos que no tienen tiempo o destreza en tallar una calabaza para decorar su hogar en estas fechas que se aproximan, hoy traemos unas cuantas ideas para no destrozar una calabaza o no consumirla antes de lo deseado y dejarla tan bonita que en ningún caso nos arrepentiremos de no haber aprendido a tallarla.



Para decorar una calabaza de Halloween tenemos varias opciones y estilos, cada uno adaptándose al diseño de cada hogar o gustos y posibilidades de cada uno.

Pintando:

Pintar las calabazas es una tarea relativamente fácil y barata, todo depende de la maña que cada uno tenga y el diseño que quiera crear.
Desde diseños elegantes y discretos a lo más vistosos, divertidos y elaborados o los más clásicos y sencillos, todos pintados a mano.





Si tienes traza con el rotulador o pincel puedes diseñar calabazas con caras de muchas expresiones distintas, desde las clásicas sonrientes a los más graciosos o típicos personajes.
Por otra parte, si lo tuyo no es dibujar a mano alzada, las plantillas son un gran recurso que nos permite realizar dibujos espectaculares y de todo tipo de estilos, tanto sean clásicos, con motivos florales, hojas o ribetes, figuras lineales simétricas o asimétricas, topos, etc.


 Basta con comprar pintura y aplicarla a pincel o brocha si queremos cubrir gran parte o la totalidad de la calabaza con un color determinado o en su defecto, si se prefiere, y dependiendo del color que vayamos a utilizar, pintura en spray. 




Pegar o Caracterizar:

Al mismo tiempo que pintando la calabaza podemos enganchar en ella elementos que hagan de la misma un efecto espeluznante o un diseño mucho más elegante. En el caso de que creemos caras propiamente dicho, estaremos caracterizándola. Por el contrario, enganchar solamente también es una buena opción, en este caso, al ser menos laboriosa, los niños pueden participar de manera más activa, sobretodo si utilizamos fieltros, cartulinas, etc.





Podemos recrear un diseño magnífico dependiendo de las tonalidades que empleemos ya que en las calabazas blancas, al tener un fondo neutro, dejan correr la imaginación de distinta forma que en una naranja. Es por ese motivo que en función del material que vayamos a añadirle, tendremos que decidir pintarla o no de un color determinado.







Si hemos dominado cómo pintarla, podemos combinar las dos cosas creando así una calabaza de Halloween espectacular. Por lo contrario, si tu atrevimiento no es suficiente, engánchale hojas previamente pintadas o naturales, elementos estratégicamente estudiados que otorgan el punto clave como fieltros, pegatinas con relieve, brillos,lentejuelas, lágrimas, ribetes, cintas, etc



Todo dependerá de la destreza que tengas y la combinación de la calabaza con el resto de tu hogar.

Purpurina:

La purpurina es uno de los recursos más elegantes y vistosos al mismo tiempo y con ella conseguimos un brillo que ningún otro elemento puede otorgar.
Decorar así una calabaza resulta mucho más sencillo de lo que parece y además de ser diferente, nos permite combinar muchos colores con los que podemos resaltar las partes que más nos interesen de la cabalaza, como por ejemplo, el tallo.





En el caso de que tengamos pensado cubrirlas por completo, hay que tener en cuenta que, a diferencia de la pintura, la purpurina es mucho más escandalosa y requiere de pegamento previo. Así que en este caso recubrir una calabaza completamente requerirá proteger con periódicos la zona donde vayamos a embadurnarla, comprar previamente un pegamento idóneo para ello ( cola de carpintero o similar ) y un pincel para cubrirla del mismo antes de volcar en ella la purpurina o en su defecto pegamento en spray, que es mucho más ligero y transparente.








En el caso de que prefiramos poner la purpurina en un lugar determinado de la calabaza, habrá que cubrir la zona únicamente donde vayamos a poner la purpurina con pegamento para evitar así que la purpurina llegue a zonas donde no queremos que llegue y posteriormente limpiar los posibles restos.

Forrada o cubierta por completo :

Forrar la calabaza es una de las opciones más rápidas, sencillas y quizás económicas de entre todas las demás opciones. Este tipo de decoración resulta mucho más chic y elegante que el resto, ya que los elementos que utilizamos normalmente son de un solo color y el trazado que llevan es mucho más elaborado y es tan fácil como " abrigar " la calabaza completamente o parcialmente.
Aunque también podemos forrar la calabaza de elementos decorativos como perlitas, la anteriormente mencionada purpurina y otros elementos, en este caso nos basaremos en telas y otros motivos que aún no hemos mencionado.





Se pueden forrar de medias, es decir, de pantys que normalmente tenemos todas las mujeres y que ya no utilizamos, en este caso hablamos de los de rejilla y/o decorados.



También se pueden forrar de telas de distintas rugosidades, el tul o la tela bordada por ejemplo, son buenos aliados, ya que además de disponer de varios colores, se adaptan muy bien a cualquier forma.








Y, como opción más trabajosa, podemos forrarlas completamente o parcialmente de papel pintado o decorativo e incluso de flores, ( esta última es más perecedera ) o telas con formas si eres habilidosa con la aguja, como podemos observar en la imagen superior, papel de periódico o fotografías. En este caso aplicaremos también pegamento, por lo que estaríamos hablando al mismo tiempo de un " forrado/pegado ".


Esperamos que todas estas ideas os hayan gustado y os inspiren para decorar vuestra calabaza de Halloween.
Como siempre, recordar, que podéis seguir viendo actualizaciones en nuestra página de Facebook en la que seguramente añadiremos algunos diseños más durante estos días.
Hasta entonces, feliz decoración de calabazas!


Imágenes: Google 

Comentarios