El supervolcán de Yellowstone y la huída de sus animales, está el supervolcán a punto de erupcionar?

No es la primera vez que hablamos en este blog sobre los volcanes, pero es inevitable hablar de ellos una vez más. En esta ocasión nos centramos en uno de los más devastadores del mundo, el supervolcán de Yellowstone.

Supervolcán es un término que se refiere a un tipo de volcán que produce las mayores y más voluminosas erupciones de la Tierra. La explosividad real de estas erupciones varía, si bien el volumen de magma erupcionado es suficiente en cada caso para alterar radicalmente el paisaje circundante, e incluso para alterar el clima global durante años, con un efecto cataclísmico para la vida, similar al que pudiera tener uninvierno nuclear.

Pero un supervolcán no se trata de un volcán grande, la principal diferencia entre estos es que el supervolcán no se ve, se trata de una acumulación subterránea de magma. Lo que ocurre es que al no poder liberar presión por estar bajo tierra, el magma va acumulándose, "inflando" el terreno, aumentando la presión espectacularmente hasta que estalla. Se sabe que en el supervolcán de Yellowstone, explosiones anteriores lanzaron rocas de tamaño considerable que podría llegar desde América hasta Europa.

Calderas naturales del Parque Natural de Yellowstone

Desde hace un tiempo los vulcanólogos intentan verificar si distintas señales que ha dado el gigantesco volcán que se encuentra bajo el Parque Nacional de Yellowstone, se encuentra próximo a entrar en erupción, pero no logran anticipar una fecha más o menos concreta, y ni tan siquiera si esa proximidad es medible en días, meses, o siglos.

La preocupación sin embargo está en aumento, desde que el pasado 30 de marzo un sismo de grado 4,8 sacudiera el parque: se trató del movimiento telúrico más fuerte que sufre la zona desde 1980. El sismo se constató a unos 6,5 quilómetros al noreste de la Cuenca del Géiser Norris y fue sentido en poblaciones de Montana, ubicadas a más de 30 quilómetros del epicentro. No hubo daños.


Este “supervolcán” conocido como ‘la caldera de Yellowstone’, una caverna subterránea de 55 kilómetros de ancho que contiene entre 200 y 600 kilómetros cúbicos de magma, ya entró en erupción hace 2,2 millones de años y expulsó más de mil kilómetros cúbicos de ceniza y lava. Sin embargo, un reciente estudio publicado en la revista ‘Nature Geoscience’ ha revelado que la sobrepresión que existe en ‘la caldera’ puede provocar que el magma aflore.

Calderas y Gèisher naturales del Parque Natural de Yellowstone

Los científicos lo comparan con el efecto de “la flotabilidad de una pelota llena de aire bajo el agua que es impulsada hacia arriba”. Sus análisis, a pesar de todo, aseguran que en la actualidad ninguno de los ‘supervolcanes’ existentes en el mundo entrará en erupción en un tiempo cercano.

Esta investigación, llevada a cabo por un grupo de científicos de Suiza, Francia y Reino Unido, ha analizado el magma del ‘supervolcán’ de Yellowstone y han descubierto que su densidad disminuye a altas temperaturas y a altas presiones subterráneas. Estos cambios de densidad entre la roca que rodea la caldera y el magma provoca que la lava de su interior pueda salir con una fuerza suficientemente grande como para romper la corteza terrestre.

Los geólogos del US Geological Service examinan continuamente la actividad de esta caldera. A pesar de que no encuentran evidencias de que vaya a entrar en erupción de manera inmediata, según publicó en Servicio Geológico de Estados Unidos, “los intervalos de repetición de estos eventos no son ni regulares ni predecibles”.

El " dilema " de los animales.

El comportamiento de los animales nos muestra que el instinto animal predice antes que ningún ser humano que la naturaleza nos sorprenderá con algo que no esperamos. Recientemente vídeos publicados sobre la presunta huída de los bisontes del parque de Yellowstone podría estar significando que una gran erupción está próxima, aunque resulta imposible confirmarlo. Otras especies que habitan el lugar no han dado mayores muestras de alerta.



El video fue colocado el 20 de marzo, 10 días antes de que se registrara un terremoto de 4.8 grados, siendo el más fuerte que ha habido en el parque en 30 años.


En esta semana, Yellowstone colocó un video en la red haciendo notar que es normal que los animales silvestres se muevan para encontrar comida en lugares más bajos que no están cubiertos con nieve en esta época del año. Al Nash, portavoz del Parque, comentó que no hay indicios que sugieran que el volcán esté a punto de eructar.


Leo Leckie, trabajador del complejo natural, asegura en una reciente entrevista a «Los Ángeles Times» que los animales no huyen del parque, sino que en realidad se dirigen hacia él. «Los bisontes del vídeo están corriendo por correr. No hay nada que les asuste, ninguna motivación». Leckie, además, se muestra tajante al afirmar que el vídeo habría sido aprovechado por los amantes de las teorías conspirativas para causar pánico ante la supesta y en su opinión inventada erupción del supervolcán de Yellowstone. Del mismo modo, uno de los responsables del parque ha desmentido también los rumores al asegurar que los animales huyen del frío y en busca de lugares en los que cobijarse de las condiciones climatológicas adversas, no a causa de una inminente erupción.


Snopes.com, un sitio en la web conocido por corroborar los rumores, también reportó que es falsa la versión de los búfalos de Yellow-stone.


Aún así, esta erupción podría ser un fenómeno de consecuencia global

A pesar de lo que aseguran los científicos, el supervolcán de Yellowstone entrará en erupción ( ya ocurrió hace 600.000 años ) su fuerza sería miles de veces mayor a la registrada cuando estalló el Monte Santa Helena en 1980, una de las erupciones volcánicas más devastadoras del siglo XX.

Tal y como publicó ABC recientemente, Ilya Bindeman, profesor de ciencias geológicas en la Universidad de Oregón, considera que el riesgo de que la erupción se produzca es escaso. A su juicio, una erupción semejante no se va a producir a corto plazo, al menos no hasta dentro de un millón o dos millones de años, probablemente en Montana.

Además de centenares de quilómetros a la redonda de destrucción, se afirma que EE.UU. y Canadá permanecerán cubiertos de ceniza largo tiempo y se producirá un enfriamiento global del planeta. No se conoce un evento de estas características en la civilización moderna.

Más información: ABC
Fuentes: La red 21 / El diario MX / Youtube / ABC

Comentarios