Crear muebles nuevos a partir de objetos viejos

Reciclar puede ser una tarea muy divertida y fácil. Lo podemos hacer nosotros mismos o en compañía de nuestros hijos ya que para los niños el reciclaje además de educativo es muy divertido y creativo.
Cuando compras muebles nuevos, no tienes control sobre la procedencia de los materiales ni la manera en que fueron cosechados. Sin embargo, cuando construyes tus propios muebles, puedes hacer elecciones que reflejen tu sensibilidad ecológica. Por ejemplo, puedes elegir muebles antiguos que ya no te sirvan y transformar ciertas piezas en otras de diferente utilidad, como cajones de antiguos muebles y convertirlos en bonitas y originales estanterías. Puedes usar pintura y acabados poco o nada tóxicos y darle otra imagen a un objeto desaliñado y/o estropeado. Se pueden utilizar cajas de madera que hayamos traído a casa con la compra y formar con ellas varios muebles. 
Hay un sinfín de posibilidades para crear reciclando, sobretodo cuando hablamos de objetos de madera. No hace falta mucho, imaginación, creatividad y una mano de pintura o lijado y barnizado, dependiendo de lo que quieras realizar.
Hoy vamos a ver cómo construir estanterías y muebles de almacenamiento y decoración a partir de elementos que a simple vista tienen poca utilidad y que todos tienen algo en común: están hechos de madera.


Los cajones:
Los cajones de los muebles antiguos o de muebles que ya no queremos no sólo tienen la utilidad de cajón. Como podemos apreciar la imaginación juega un punto a favor del reciclaje, se pueden convertir en nuevas estanterías, portafotos...


Las cajas:

Las cajas de madera viejas o símplemente las que conseguimos en el mercado cuando compramos fruta, verduras y/o hortalizas suelen ser buenos elementos para reciclar y crear nuevas composiciones.
Desde estanterías a muebles completos, no hace falta mucha transformación, basta con pintarlas al gusto, lijarlas para quitarles cualquier logo que puedan llevar impreso y listo.


Para colocarlas podemos optar por la más simple de todas, amontonarlas y sellarlas para que ninguna se mueba del sitio, colocarles ruedas para poder trasladarlas si fuera necesario o colgarlas en la pared.

Además, si tenemos la suerte de encontrar maderas sueltas que puedan servirnos para montar y fabricar nuestras propias cajas, estamos de suerte!




Palets:

Otra opción muy buena y muy versátil y que además también surge de la madera son los palets.
Podemos convertirlos desde mesas, camas, estanterías... basta con añadirles ruedas, pintarlos, lijarlos o cualquier transformación que se os ocurra y poner en ellos aquellos elementos de vuestro hogar que hasta ahora no tenían lugar propio e incluso añadir un lugar de descanso donde tú quieras... 




Imágenes: Google.

Comentarios