Tartaletas de limón y merengue

Un sabor fresco habitual de las temporadas de primavera y verano dentro de una galleta fina, un postre que sorprenderá a todos tus invitados por su elegancia, suavidad  y sabor.

Ingredientes:

Para la base:
- una lámina de masa quebrada

Relleno:
- 370 gr (una lata pequeña) de leche condensada
- 75-100 ml de zumo de limón
- 3 yemas de huevo

Merengue:
- 3 claras de huevo
- 80 gr de azúcar
- una pizca de sal

Procedimiento:

Empezaremos forrando unos moldes (o uno si hacemos una tarta más grande) con la masa quebrada, y los pinchamos con un tenedor.
Los forramos con papel de hornear, y los rellenamos de garbanzos o alguna otra cosa que el peso impida que la masa se hinche y se deforme. Los introducimos en el horno precalentado a 180º, unos 10 minutos.

Mientras tanto, vamos preparando el relleno.

En un bol mezclamos (a mano o a máquina con unas varillas  ) la leche condensada, las yemas de huevo y el zumo de limón, hasta que estén bien mezclados y formen una crema.
Si es con batidora lo haremos suavemente, con la velocidad lo más baja posible.

Pasados los 10 minutos de horneado de las tartaletas, las sacamos del horno. Retiramos el peso y el papel de hornear y las rellenamos con la crema de limón. En el horno la crema crece un poco y si lo rellenamos demasiado puede desbordar, aunque después vuelve a su sitio.

Las dejaremos otros 10 minutos, tras los cuales las sacamos del horno y las ponemos sobre una rejilla para que enfríen. Cuando estén lo suficientemente frías como para no quemarnos las desmoldaremos, para que no haya condensaciones y la base no se humedezca. Una vez estén frías, procedemos a hacer el merengue.

Puedes consultar la receta de ACMN donde explicamos cómo hacer el merengue suizo, el clásico francés y el italiano.

Nota: El punto exacto del merengue es cuando está muy brillante y hace "picos" (es decir, si levantamos un poco con un dedo o una cuchara se queda la forma y no vuelve a su forma anterior.)

Ponemos el merengue sobre las tartaletas, como más nos guste. Podemos usar una manga pastelera para darle una forma determinada. También podemos untar generosamente sobre las tartaletas y gratinar ligeramente con un soplete o con el grill del horno. En el caso de que optemos por gratinar el merengue, hay que hacerlo rápido y con cuidado ya que, debido a su cantidad de azúcar, se quema rápido.

Dejar enfriar y servir.

Variantes :

Obviamente esta receta acepta cremas de más sabores, puedes probar con cremas de lima, naranja o cualquier otro cítrico que quieras probar.

En el caso de que optemos por hacer tartaletas individuales podemos proceder del mismo modo que una grande o variar la presentación ya que al tratar con elementos más pequeños podemos permitirnos dar formas más creativas y diferentes. Utilizar en lugar de masa quebrada masa de hojaldre y darle forma al gusto utilizando moldes o galleta en forma de tulipán ( las encontraremos ya hechas ) y rellenar y presentar el merengue de distintas formas.





Imágenes: Google

Comentarios