Cómo hacer trufa pastelera

La trufa es una crema con base de nata ideal para rellenar y decorar tartas y pasteles. Es muy habitual en roscones de Reyes, decoraciones superficiales como las de los cupcakes, lionesas, rellenos de tartas y pasteles, macarons y brazos de gitano
Como todas las recetas, se puede hacer de varias formas pero es algo muy sencillo, tanto con las varillas de la batidora como con un robot de cocina como la Thermomix. 


Vamos a aprender cómo hacer 3 tipos de trufa para rellenar o decorar. En todos los casos los ingredientes bases son los mismos.

Tipo 1. Trufa de consistencia para rellenar

Ingredientes:
  • 100 ml de nata para montar 
  • 400 ml de nata para montar (muy fría)
  • 100 gr. de chocolate de cobertura
  • 3 hojas de gelatina neutra
  • 50 gr. de azúcar glas
Procedimiento:
Hidratamos la gelatina en agua fría durante cinco minutos.
Ponemos los 100 ml de nata a calentar y cuando rompa a hervir echamos el chocolate y lo dejamos a fuego lento hasta que se derrita. Retiramos del fuego y añadimos la gelatina escurrida. Removemos hasta que se disuelva y dejamos enfriar.
A parte montamos el resto de la nata con el azúcar y vamos añadiendo el chocolate, poco a poco, con movimientos envolventes.

Tipo 2. Trufa ideal para decorar.
Ingredientes:
  • 200 ml de nata para montar 
  • 100 gr de chocolate de cobertura
  • 50 gr de azúcar glas
Procedimiento:

Ponemos la nata a hervir y añadimos el chocolate, lo dejamos a fuego lento hasta que se derrita. Lo dejamos enfriar y lo metemos en la nevera durante 24 horas.
Pasado ese tiempo lo montamos con las varillas, añadiendo el azúcar cuando esté a medio montar. Seguimos montando hasta que esté consistente.
Lo ponemos en una manga pastelera y listo para decorar.

Tipo 3. Trufa apta para todos usos. La más sencilla.
Ingredientes:
  • 200 ml de nata para montar
  • 50 gr de azúcar glas
  • 2 cucharadas de cacao en polvo 
Procedimiento:
Montamos la nata y cuando esté a medio montar, añadimos el azúcar y el cacao y seguimos montando hasta que esté consistente.


Notas: 

Se puede poner más cantidad o menos de azúcar o cacao, según se desee más o menos dulce.

En cualquiera de los casos, lo principal es que la nata esté bien fría para que monte bien, así que como mínimo deberá llevar en el frigorífico un par de horas. En épocas más calurosas convendrá también enfriar el recipiente en el que se quiera montar la nata.

La trufa montada estará lista cuando tenga la textura de la nata montada. Ojo con pasarse de batido porque entonces separaremos los glóbulos de grasa del líquido y nos quedaremos con una mantequilla. En este caso, si os sucediera, tendríais una rica mantequilla de chocolate para untar.

Fuentes idea : Gastronomía&Cia
Imágenes: Google

Comentarios