Aquí cerca - Sur de Francia

Se acerca la primavera, ya casi parece que la tenemos aquí aunque aún queden unos días para que entre la estación oficialmente. Seguramente much@s de vosotr@s ya estáis pensando en hacer algún viajecito para semana santa o escapadas de fin de semana para disfrutar del buen tiempo.
Para tod@s aquell@s que para viajar prefieren recorrer los pueblecitos que van apareciendo con coche hasta el destino final pero sin tener que hacer demasiados kilómetros, pudiendo así disfrutar de la gastronomía y paisaje de cada región, hoy nos vamos al sur de Francia, concretamente a la provincia de Aveyron.

¿Y por dónde queda el Aveyron? 


Hay unas palabras clave que sirven de pista para localizar esta provincia francesa de la región de Midi-Pyrenées: Roquefort, Laguiole y Michel Bras. Y, qué casualidad, todas tienen que ver con la gastronomía.
Esta localidad ocupa el primer puesto de todo el país en cuanto al desarrollo y la calidad ecológica, está claro que una de las visitas que se impone es la relacionada con el placer de la gastronomía.

Villefranche-de-Rouergue

Comenzamos en Villefranche-de-Rouergue, una de las innumerables bastides o ciudades amuralladas de esta zona, levantadas en los siglos XIII y XIV para reafirmar el poder real frente a la iglesia y los señores feudales. Villefranche fue una de las más importantes, algo que se percibe rápidamente en la arquitectura de los edificios de su casco histórico. Muchos de ellos albergan hoy algunas tiendas de las que es imposible pasar de largo, como la pastelería-chocolatería L’Amandier (16, rue du Sergent Bories) y, sobre todo, no caer en la tentación (porción de pastel de chocolate: 2,9 euros). Buscamos un sitio para comer, apunta: L’Epicurien (8 bis, Av. Raymond Saint-Gilles). Aquí podrás probar cocina de terruño modernizada (menús, desde 31 euros).

Sauveterre-de-Rouergue

A unos pocos kilómetros está Sauveterre-de-Rouergue, otra de las bastides de las que hablábamos antes y un lugar que forma parte de la red de los Pueblos más bonitos de Francia, la marca turística que agrupa las localidades más hermosas del país. Casas de piedra y de entramado de madera y voladizos en las fachadas, plazas porticadas, fosos, torres. Te recomendamos que hagas una visita guiada (2 euros por persona). Las hay incluso a la luz de las antorchas, en verano, los viernes de julio y agosto, coincidiendo con un mercado nocturno... 
Sauveterre guarda una tradición secular en este tipo de actividades, lo que ha hecho que se instalen aquí peleteros, lutieres, serigrafistas, alfareros, ceramistas, cuchilleros, diseñadores de joyas, herreros, pintores, etc. Además de las tiendas y talleres puedes visitar el Espacio Laperouse, que recoge las iniciativas de muchos de ellos y realiza exposiciones temporales y cursos.

Este es el pueblo natal del chef Michel Truchon y donde instaló su restaurante-hotel Le Sénéchal. Posee una estrella Michelin, otorgada sin duda por la autenticidad de su cocina, alejada de lo artificial y llena de colores, mucha verdura, hierbas y flores. Aquí también puedes probar el contundente desayuno aveyronnais, a base de salchichón, jamón, callos, fritons (chicharrones de pato), queso Laguiole, vino y café. Cuesta 22 euros y debes reservarlo el día de antes. 

Aveyron

Aquí los amantes del queso pueden recorrer el Cantal a través de su Ruta de los Quesos y descubrir sus cinco D.O: Bleu d’Auvergne, Cantal, Fourme d’Ambert, Saint-Nectaire y Salers. Aveyron, por su parte, es la cuna del Roquefort y, por supuesto, hay que dejar tiempo para hacer una escapada a Roquefort-sur-Soulzon y visitar las bodegas naturales excavadas en la roca del monte Cambalou, donde madura.

Desde luego esta pequeña ruta por el sur de Francia promete paisajes, lugares y gastronomía de lo más deliciosa y divertida.
Disfruta de tu viaje!

Fuente principal: Elle.
Imágenes: Google

Comentarios