Facebook compra Whatsapp

Todos los medios del mundo han recogido la noticia sobre la adquisición de Whatsapp por parte de Facebook. Ha sorprendido, especialmente, la cantidad de dinero que el gigante de las redes sociales pagó por la transacción: 13.800 millones de euros para una compañía con 450 millones de usuarios activos. ¡Casi 31 euros por usuario! Considerando que el usuario paga 99 céntimos de euro al año, es evidente que estos ingresos nunca podrán cubrir a medio o largo plazo el coste de esta operación. Ahora la preocupación de que aparezcan anuncios también en Whatsapp está más viva que nunca, sin tener en cuenta todas las herramientas de monitorización (como el análisis de mensajes, pensamos en Gmail) que se podrían introducir y que afectarían a la privacidad de los usuarios. ¿Es mejor dejar Whatsapp y buscar otra aplicación parecida?

Antes de todo, que no cunda el pánico. No es algo urgente de momento. Mark Zuckerberg de Facebook como Jan Koum de Whatsapp han subrayado que Whatsapp seguirá siendo una compañía separada y que tomará sus decisiones de manera independiente. Hay que decir también que ya en el pasado Jan Koum dijo claramente que no le gusta un modelo de empresa basado en la publicidad, así que no deberíamos encontrarnos anuncios o analíticas a corto plazo, aunque las cosas siempre pueden cambiar. De todas formas, quien quiera abandonar el barco de Whatsapp tiene tiempo suficiente, por lo menos un año, para encontrar alternativas válidas y convencer a sus amigos para que hagan lo mismo.
Además, no existen motivos nuevos para preocuparse acerca de la privacidad de los mensajes. Hablando honestamente, Whatsapp nunca ha sido una herramienta ideal para intercambiar mensajes confidenciales: ya sucedieron, en el pasado, varios ataques informáticos que pusieron en peligro los mensajes de los usuarios. Hoy en día, Whatsapp utiliza un sistema de encriptación bastante bueno, además los propietarios del servicio afirman que nunca se guardan los mensajes de los usuarios una vez han llegado al destinatario. Así que los que buscan datos en Facebook no podrán entrar en el historial de mensajes de Whatsapp. De todas formas, existen algunas herramientas especiales para los mensajes confidenciales y el acuerdo con Facebook no tiene nada que ver con la privacidad de mensajes en Whatsapp. Los usuarios deberían preocuparse más de la NSA y de las agencias similares.
No existen motivos nuevos para preocuparse acerca de la privacidad de los mensajes.


En líneas generales, de momento no debemos apresurarnos en buscar otra plataforma de mensajería instantánea. No obstante, los usuarios deben saber que no es recomendable enviar datos confidenciales a través de canales de comunicación como Facebook, Whatsapp o, incluso, vía email. Para proteger los datos de miradas indiscretas, es mejor utilizar herramientas de seguridad específicas. En el futuro inmediato debería preocuparnos la avalancha de emails y mensajes falsos que llegarán pidiéndonos “confirmar nuestra cuenta de Whatsapp”, “eliminar los anuncios de Facebook dentro de Whatsapp” o algo parecido. Estos mensajes servirán para enviar enlaces maliciosos y, si hacemos clic en ellos, nos infectarán el dispositivo o nos llevarán a una página web de phishing donde los cibercriminales podrán robar toda nuestra información personal. Whatsapp y Facebook nunca enviarán mensajes de este tipo, así que tened cuidado con estos mensajes de spam.

Fuente: Kaspersky Dialy 

Comentarios