Los protagonistas de las mesas navideñas

Los centros de mesa son con diferencia y excepcionando el árbol de Navidad, los grandes protagonistas de todas las veladas navideñas, es por este motivo que un buen centro de mesa atrae todas las miradas y crea un ambiente único e irrepetible durante todas las comidas y cenas en familia.
Hoy veremos varios tipos de centros de mesa navideños.

Empezamos con la decoración estilo vintage.
El estilo vintage es un estilo de decoración que cada día está más de moda. Se define como un estilo con un toque romántico y elegante. Lo más característico de este estilo de decoración es que tiende a utilizar piezas antiguas para combinarlas con piezas más actuales.


 Para hacer el centro floral navideño de estilo vintage, podemos optar por un elemento muy sencillo, la planta protagonista de las Navidades: la flor de Pascua.


Por norma general este estilo tiene como colores predominantes todos aquellos que son suaves y románticos, es decir, rosas, amarillos y blancos , aunque ésto no significa que no podamos añadirle otros colores. Sus contenedores pueden ser muy diversos, desde una jaula tipo porta-velas e introducir en ella una planta de Navidad, objetos de aspecto antiguo, tanto de metal como de madera o un simple jarrón de cristal son buenos aliados para recrear una decoración estilo vintage.

La creatividad del handmade.

Cada año se pone más de moda toda aquella decoración que se inspire en el handmade ( hecho a mano ) y una de las características más reconocibles del handmade suelen ser los ovillos de lana. 
Si es tu estilo una idea de decoración para la mesa de Navidad puede ser ésta:


Convertir una madeja de lana en un jarrón para la Flor de Pascua.
¿ Cómo ?
Quita la cinta de papel a la madeja de lana y pon en su lugar una cinta de fieltro rojo. Añade un elemento decorativo como una estrella o cualquier motivo navideño que más te guste.
Llena un tubo de orquídea con agua y ponlo en el centro de la madeja de lana. Corta una ramita de flor de pascua y sella el extremo del tallo sobre la llama de una vela para evitar que se salga la savia. De esta forma, las ramitas de poinsettia se mantendrán frescas hasta los 14 días.

Reciclar.
La opción que mejor se adapta cuando no quieres gastar dinero en tu decoración navideña es reciclar lo que tenemos por casa. Hemos visto muchas opciones de reciclaje en ACMN, hoy veremos un centro de mesa reciclado que se puede hacer sin mucha dificultad y resulta muy agradable a la vista y muy acojedor.
Una caja da muchas posibilidades y no es difícil encontrar una en casa, puede ser de zapatos, de madera, para darle un aire rústico e incluso si queremos darle un aire vintage, de metal.


La base no es otra que introducir en ella elementos navideños, como ya habéis podido observar hemos escogido el comodín de la Navidad, la Flor de Pascua. Ésta al encontrarla en el comercio en distintos colores nos da la opción de escoger una tonalidad distinta a la habitual y darle un cambio de color a nuestra mesa, rojo, blanco, amarillo y rosa.


La ventaja de este centro de mesa es que al ser una caja su disposición en la mesa no complica al resto de elementos que añadamos en ella, además, permite retirarla con facilidad hacia otro lugar de la casa sin perder el protagonismo.


 Por otra parte, si queremos hacer varios detalles para la mesa en lugar de uno único, una opción muy sencilla pero sin dejar de ser navideña, es incluir varios a lo largo de la mesa, cajitas pequeñas con pequeños motivos en ellas.


Pero la caja no sólo puede servir como recipiente para plantas y elementos navideños, podemos utilizarla como centro de mesa e introducir en ella todos los artilugios que formen parte de cada comensal, es decir, introducir en ella los cubiertos y algunos enseres para comer con el fin de darle todo el protagonismo al centro de la mesa.

Si lo tuyo son las flores, los ramos navideños también forman parte del atuendo de Navidad y dispones de muchas tonalidades de colores, aunque el protagonista sea el rojo y la flor de Pascua.


Perfectos para vestir mesas o pequeños rincones, los ramos de Navidad darán alegría al hogar y, si apostamos por colores claros, ligereza a la mesa. Para prolongar la vida de los ramos de Navidad es necesario cambiar el agua una vez al día, evitar que les de el sol directo y colocarlo en un lugar sin corrientes de aire. 

Otros detalles que debemos tener en cuenta es que el agua que pongamos nueva no esté excesivamente fría ni que las hojas queden sumergidas. Además, es importante limpiar bien el jarrón para que las bacterias no estropeen antes de tiempo nuestro ramo de Navidad.

Y por último y no menos navideño, el clásico con velas.


Las velas son un artículo decorativo muy recurrente, tanto sea para decorar como para dar luz al ambiente se pueden utilizar de muchas formas y una de ellas es para un clásico centro de mesa.


Podemos encontrarlas de muchos colores y, teniendo en cuenta que estamos en Navidad, seguramente no tendrás problemas en encontrarlas incluso decoradas, con brillos, colores navideños y motivos o relieves.
Si encima de un plato o base de madera, cristal o metal, e incluso un recipiente que no utilices a menudo, le añadimos velas del color que mejor te vaya, alguna planta típica de la época como el musgo, el abeto... o unos simples adornos navideños... voilà! tendremos un centro de mesa hecho en un periquete, fácil y sencillo o recargado, según tus gustos.


Además, hay que tener en cuenta que las velas se pueden repartir por la mesa en varios centros, incluso cada uno de ellos puede ser distinto, de esta manera iluminamos la mesa por diferentes zonas y no nos centramos únicamente en un solo elemento decorativo, eso sí, hay que tener en cuenta que si los dispersamos en varios puntos de la mesa, éstos deberán ser más pequeños que si realizamos un único centro de mesa, en este caso los candelabros y recipientes pequeños son buenas opciones.


Todas las imágenes han sido extraídas de Google.

Comentarios