Viajamos a Eguisheim, Alsacia

Europa está llena de encantos y pueblecitos que te transportan a un cuento de hadas y si además viajamos en invierno la postal está asegurada.
Hoy viajamos a Eguisheim, en Alsacia, al este de Francia.
Con casi 200 kilómetros de extensión, Alsacia destaca por lo bonitos que son sus pueblos. Cualquier villa de este territorio galo es digna de verse, sin embargo, por encima del resto destaca Eguisheim, en el Departamento del Alto Rin. Típico pueblo vinícola, asombra, sobre todo, por la magia que desprenden sus casas y edificaciones.


La Asociación Les Plus Beaux Villages de France (Asociación de los pueblos más bellos de Francia) reconoció el valor arquitectónico y visual de esta localidad. Pero se puede ir más allá, el pequeño pueblo de Eguisheim, apenas 2.000 habitantes, es, sin duda, una de las poblaciones más bellas de Europa. Por encima de todo, en la visita hay que disfrutar con sus casas y calles. Cada fachada muestra un color, cada casa cuenta una historia. La que queramos. La variedad cromática de las distintas viviendas y de las miles de flores que adornan sus balcones es espectacular.  Porque viajar hasta Eguisheim es dar un salto a las páginas de los cuentos infantiles que todos hemos leído. Sus vías ovaladas se disponen en tres círculos concéntricos que se pueden recorrer en el llamado Camino de ronda. 


En ellas, son muchos los lugares interesantes para el turista. El centro lo ocupa la plaza Mayor. Lugar ideal para echar la vista atrás y tratar de vislumbrar lo que fue el castillo, del que sólo quedan ruinas, y en derredor del cual el pueblo fue creciendo. Otra visita inexcusable es la ruta de los torreones. Tres construcciones de arenisca roja (Weckmund, Wahlenbourg y Dagsbour) que se emplazan en la parte alta de la colina. Pero hay más: las fuentes. Nos encontraremos varias recorriendo el Camino de ronda. La más famosa, la fuente renacentista situada en la plaza del Mercado y que ha merecido la distinción de monumento histórico.


Los mejores paisajes del pueblo se obtienen desde el torreón Pflixborough. Una fortaleza en la que se puede disfrutar de una excelsa vista de la gran llanura alsaciana. No nos podemos olvidar de otro de los principales atractivos de toda la zona: el vino. 


Por último, si decides viajar en Navidad no olvides llevar contigo tu inocencia, sin duda este lugar te transportará a tu niñez más deseada, el cuento de Navidad hecho realidad donde podrás visitar el mercado navideño y disfrutar de las decoraciones más bonitas que hayas imaginado además de la propia natural que es la nieve la que de forma involuntaria para sus habitantes cubre de un manto navideño a todas las localidades cercanas incluyendo Eguisheim.

Buen viaje!

Fuente principal: ViajarMundos
Imágenes: Google

Comentarios