Whoopie Pies, los pastelitos tipo sándwich

Red Velvet Whoopie Pies
La semana pasada hablé de los Woopie Pies en el post dónde os enseñaba el Red Velvet y prometí que aprenderíamos a hacerlos, pues aquí los tenemos.
Si pensábamos que la última moda en repostería eran los cupcakes o los macarons, que no dejamos de verlos por todas partes y aprender a hacerlos, estábamos equivocados. 
Los whoopie pies son unos pastelitos tipo sandwich individuales formados por dos partes de masa horneada y un relleno cremoso de los que a la vista quizás pensemos que son macarons.
El Woopie pie tradicional es de chocolate con relleno de marshmallows, aunque luego se han desarrollado innumerables versiones para todos los gustos. También conocidos como "gobs", "blanco y negro", y "oreo gorda" (estos dos últimos nombres aludiendo a su versión más tradicional), su origen es un misterio. Tres estados del este de Estados Unidos (Pennsylvania, Maine, y Massachusetts) se disputan el honor de ser la cuna de los whoopie pies, unos pastelitos que triunfan en todo el mundo.

En Pennsylvania se dice que los whoopie pies fueron creados por las mujeres Amish para incluir un dulce en los almuerzos que sus hijos llevaban al colegio, y que el nombre viene de la expresión de alegría (whoopie!) que los niños exclamaban al encontrar el pastelito en la cesta de su almuerzo. Otra versión de la historia es que las mujeres Amish los hacían para sus maridos.

Fáciles de hacer y muy versátiles, los whoopie pies son, en resumen, unos deliciosos pastelitos del este de los Estados Unidos formados por dos partes de masa horneada y un relleno cremoso, perfectos para cualquier momento del día, toma nota:
Ingredientes para 6 ( 12 mitades )

Para el bizcocho:
  • 100g de harina
  • 115g de azúcar
  • 100g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 huevo XL
  • 3/4 de cucharadita de levadura 
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 60ml de leche
Para la crema:
  • 60g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 300g icing sugar ( azúcar glass ) 
  • 125g de queso crema (tipo Philadelphia)

Preparación:

Precalentamos el horno a 160º. Engrasamos una bandeja para Whoopies o preparamos una bandeja de horno plana cubriéndola con papel de horno.

Batimos mantequilla y azúcar hasta que la mezcla sea homogénea y se aclare. Añadimos el huevo y volvemos a batir hasta que se integre. Batiendo a velocidad baja añadimos la harina, previamente tamizada con la levadura y luego la leche. Finalmente incorporamos el extracto de vainilla.
Echamos dos cucharadas en cada agujero de la bandeja de whoopies (o dos cucharadas espaciadas unas de otras sobre nuestra bandeja de horno).

Horneamos 10-12 minutos. Sacamos y dejamos enfriar 5 minutos en la bandeja y después sobre una rejilla.

Para preparar la crema de queso, batimos el azúcar con la mantequilla hasta que estén plenamente integrados y a continuación incorporamos el queso, batiendo al menos dos minutos a máxima velocidad. Podemos añadir vainilla a la crema para darle sabor o colorante en gel si lo queremos de algún color especial.

Cuando estén fríos por completo, los rellenamos con la crema .

Variantes:

Los Whoopie pies tienen muchas posibilidades, desde bizcocho de chocolate y de otros sabores hasta de muchos colores distintos según el colorante que queramos emplear, así como el relleno de cada uno que podrá variar según nuestros gustos.


Receta adaptada de Objetivo Cupcake Perfecto
Fuente informativa: Asociación española de diseñadores de tartas
Imágenes: Google

Comentarios