Red Velvet

Lo prometido es deuda, ayer os adelanté en Facebook que hoy veríamos la receta de cómo hacer un Red Velvet al más puro estilo americano, pues aquí lo tenéis!

Este tipo de bizcocho tan popular de la repostería americana es peculiar por su intenso color rojo aterciopelado y su exquisita jugosidad, además es perfecto acompañado de su tradicional frosting de queso. El sabor de este bizcocho no sólo se emplea en bizcochos, también se emplea en el tradicional layer cake, que casi siempre tiene un lugar en navidad, pasando por cupcakes, whoopie pies o en bundt cakes de los que hablaremos más adelante.

Ingredientes:

  • 170 gr de mantequilla
  • 450 g de azúcar
  • 500 g de harina
  • 3 huevos
  • 2 cdas. de colorante rojo en gel
  • 15 gr. de cacao en polvo Hershey’s (no utilizar el de proceso holandés)
  • 1 cdta de vainilla en pasta
  • 1,5 cdta de sal
  • 350 ml. de buttermilk ( suero de leche )
  • 1,5 cdtas. vinagre
  • 1,5 cdtas de de bicarbonato sódico


Para el frosting
  • 150 gr. queso crema (tipo philadelphia)
  • 75 gr. azúcar glas
  • 150 ml. nata líquida para montar
Preparación:

Precalentamos el horno a 180ºC. Engrasamos nuestro molde, ya sea con mantequilla y harina o con spray antiadherente y reservamos.

En otro bol tamizamos la harina, el cacao en polvo y a la sal, reservamos.

En el bol de nuestra batidora ponemos la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar y batimos hasta obtener una masa esponjosa, ligera y que haya blanqueado.

Seguidamente añadimos los huevos uno a uno, y batimos bien después de cada adición. Añadimos la vainilla junto al colorante, mezclamos hasta integrar y conseguir que nuestra masa quede uniforme.

Ponemos el bicarbonato en un bol y añadimos el vinagre, mezclamos -este empezará a realizar pequeñas burbujas, pero es normal -. Añadimos la mezcla de bicarbonato a la masa y mezclamos bien hasta integrarla

Ahora incorporamos a la masa la mezcla de harina y cacao junto con la buttermilk de forma alterna hasta completar y conseguir que nuestra masa quede homogénea.

Vertemos nuestra masa en el molde que vayamos a utilizar y lo introducimos en el horno precalentado durante 60 minutos aproximadamente o hasta que pinchemos nuestro bizcocho y veamos que la aguja sale limpia.

Transcurrido el tiempo, sacamos el bizcocho del horno y lo dejamos enfriar durante 10 minutos en el molde. Desmoldamos y lo dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

Mientras se enfría nuestro bizcocho preparamos el glaseado, para ello ponemos el queso en un bol, lo batimos ligeramente y añadimos el azúcar, mezclamos hasta conseguir una crema suave, después le añadiremos la nata que previamente habremos montado y lo mezclamos con movimientos suaves hasta que estén bien integrados ambos ingredientes, conseguiremos una crema ligeramente untuosa que pondremos sobre el bizcocho o que la utilizaremos para acompañarlo.

Receta adaptada de Food&Cook by trotamundos.

Comentarios