Los gatos, buena o mala suerte?

Lo cierto es que hay una gran tendencia a pensar que los gatos dan mala suerte, sobretodo cuando son negros, algo muy arraigado a la superstición. Sin embargo también hay mucho público que son grandes amantes de éstos y que además creen totalmente lo contrario, el gato negro o de pelaje oscuro da buena suerte y protege el hogar, es cierto?

Hay razas de gatos que son consideradas de buena suerte y también es cierto que a pesar de no ser animales de gran embergadura y feroces también protegen el hogar de posibles amenazas externas y son eficaces cazadores de pequeñas plagas como los roedores y algunos reptiles como serpientes.
Repasemos algunas razas de gatos y conozcamos su historia y características y así desmentir la superstición de la mala suerte e incluso atraerla:

Korat


Hay gatos que realmente están considerados como amuletos, como es el caso del Korat ( Si-Sawat ). Es una raza natural, su país de origen es Tailandia, allí es considerado amuleto, en este país, según las antiguas creencias, el korat atrae la buena suerte; su nombre original (si-sawat) significa color y prosperidad. Si muchos pensaban que era el siamés el gato nacional de Tailandia, estaban equivocados, es el korat . Debido a esa creencia se ha convertido en una costumbre muy extendida el regalar una pareja de korat a las novias el día de su boda.

Muy conocido en Estados Unidos, este gato no es demasiado conocido en Europa.


Bombay
En cuanto a los gatos negros hay que decir que no son una raza demasiado antigua como pudiera ser la Chartreux ( Gato de los Cartujos ), Birmana, Persa o Burmés, de entre otras como para llevar tras de sí alguna leyenda o creencia de mala suerte, el gato negro comúnmente conocido es el de la raza Bombay; El nombre de este gato puede llevar a error respecto a su origen; los primeros ejemplares nacieron en Estados Unidos en 1958, una criadora norteamericana cruzó una gata burmés marrón con un american shorthair negro de ojos cobrizos, su intención era la de obtener un burmés negro pero veinte años después estos felinos fueron reconocidos como raza propia. Esta moderna raza tiene el aspecto de una mini-pantera de ojos cobrizos, pero es un animal de compañia con un carácter cariñoso y encantador. De ojos grandes, redondeados y bien separados, brillantes y vivos, su color puede ir desde el cobre hasta el dorado, de pelo corto, muy pegado al cuerpo, brillante y únicamente negro. La piel y las almohadillas son también negras.

Charteux / Gato de los Cartujo

Hay gatos que son de raza sumamente antigua, como los Charteux o Gato de los Cartujo.
Cuando uno escucha el nombre de estos gatos nos vienen a la memoria dos cosas inevitablemente, los monjes y el licor. Sin embargo no hay indicios de que los monjes hubiesen criado a estos gatos; otra teoría es la que dice que tomaron el nombre de una lana (la pile de chartreux) debido al aspecto lanoso de su pelaje. La tesis más aceptada es que son originarios de las regiones de Turquía, de Siria y de Irán, que llegaron a Francia después de las cruzadas y que eran descendientes directos de los gatos sirios.
Estos gatos se caracterizan por su color que es siempre azul (tanto tonos claros como oscuros) y el tono uniforme del mismo.
Los cartujos son de fuerte personalidad, reservados, solitarios, tranquilos e independientes; es amante de la calma y afectuoso y está muy apegado a su dueño. está perfectamente adaptado al frío (su pelo repele el agua), y es un notable cazador.

Persa
Los más conocidos del mundo son los Persas, los gatos persas son, sin duda, la raza más famosa del mundo. Los ancestros del actual persa fueron llevados de Persia (actualmente Irán) a Italia en el siglo XVII, más tarde fueron llevados a la corte francesa. En el siglo XIX empezaron a cruzarlos con angoras turcos, dándoles estos últimos el gen del pelo largo. También se empezó a trabajar con ellos para ampliar la gama de colores y motivos (actualmente hay más de 200 variedades).
Las variedades clásicas son : colores uniformes, con o sin rayas, todos los colores; pelajes tortuga y derivados; smoke de diversas tonalidades; bicolores con placas blancas; pelajes tabby blotchet (franjas anchas), tabby mackerel (rayas estrechas y paralelas a una longitudinal que recorre toda la columna), tabby spotted (moteado) y persas chinchilla. El persa es un gato plácido, tranquilo, flemático y sedentario, se adapta perfectamente a la vida de un apartamento. Es sociable, pacífico, dulce y muy afectuoso. Tiene mucho apego a su amo, se lleva bien con sus congéneres, perros y niños y distante con los extraños. Necesita una vida tranquila y soporta bien la soledad.

Sagrado de Birmania

Los gatos sagrados tampoco están considerados como gatos que den mala suerte si no precisamente lo contrario. El Sagrado de Birmania es uno de ellos. Apenas hay datos sobre sus orígenes, lo que si está claro es que procede del sudeste asiático, de Birmania para ser exacto.

Hay una bella leyenda popular birmana que explica los inicios de esta raza. Hace muchos siglos las gentes de Khmer construyeron el templo de Lao-Tsun, para adorar a la Diosa del oro con ojos de zafiro Tsun-Kyan-Kse. Su sacerdote, Mun-Ha, era muy querido y se postraba siempre a su diosa junto a su hermoso gato Sinh. Una noche, el templo fue asaltado y el sacerdote asesinado, cuando murió, su gato Sinh posó sus patas sobre su maestro y mirando a la Diosa del oro el bello de su cuerpo se tornó dorado, sus ojos cambiaron del color amarillo a un color azul zafiro intenso y sus cuatro patas adquirieron el color de la tierra, sus manos se quedaron de un color blanco inmaculado por la pureza de su maestro. Al día siguiente, los cien gatos del templo eran iguales a Sinh, este no dejo el trono hasta 7 días después, cuando murió y llevó el alma de su maestro al Paraíso.
Éstos son gatos mediolíneos, medianos y de aspecto imponente y macizo, sociables a los que no les gusta la soledad, tranquilos e inteligentes, juguetones y en consecuencia buenos compañeros para los niños aunque amantes de la tranquilidad, también son muy sociables con sus congéneres y perros, no soportan la soledad. Son grandes cazadores y deportistas.

En definitiva, si lo que buscas es atraer la suerte con un gato, éstos son unos buenos ejemplos de razas consideradas sagradas, amuletos o de buena suerte y queda completamente claro que el gato negro no se atribuye a la mala suerte ya que no hay ninguna leyenda que lo respalde.

Comentarios