El Monte Fuji, Patrimonio de la Humanidad

El volcán Fuji, icono de Japón, entró a formar parte del patrimonio mundial o de la humanidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en el mes de junio de este año ( 2013 ).


El Comité del Patrimonio Mundial reunido en Phnom Penh alabó esta cumbre de 3.776 metros de altura que "ha sido inspiración de poetas y artistas y ha sido objeto de peregrinación desde hace siglos".

Los japoneses consideran sagrado el Fujiyama (monte Fuyi en japonés), el punto más alto del país, y miles viajan todos los veranos allí para subir a la cumbre, porque es la única época del año que el tiempo lo permite.

Los expertos de la Unesco también inscribieron en el patrimonio de la humanidad hoy las terrazas de arroz de Honghe Hani, en China, y el Parque Nacional Sehlabathebe, en Lesoto.

Plantación de té a las faldas del monte fuji

Las terrazas de arroz de Hongye Hani cubren 16.603 hectáreas en la provincia de Yunnan y presentan desde hace 1.300 años un paisaje espectacular de arrozales que descienden de manera escalonada desde las montañas Ailao hasta la ribera del río Hong.
La Unesco incorporó en la lista 6.550 hectáreas del Parque Nacional Sehlabathebe, en Lesoto, como una extensión de la reserva uKhahlamba Drakensberg, en Sudáfrica.

El Comité del Patrimonio Mundial comenzó el día 16 de junio una serie de sesiones en Phnom Penh para examinar 32 candidaturas y clausuraró las reuniones el día 27 en el marco de los templos de Angkor, joya arquitectónica del imperio Jemer, en el norte de Camboya.


El organismo también ha analizado o analizará el estado de conservación de lugares declarados patrimonio de la humanidad en Siria y Mali, afectados por la guerra, así como el Parque de Doñana, en España, y el casco histórico de Valparaíso, en Chile.

Comentarios