Cómo hacer leche de avellanas

Volvemos al trabajo y aunque aún podemos disfrutar de la palabra verano muchos de nosotros estamos pensando en el otoño, bajada de temperaturas, prendas de abrigo cada vez más gruesas, olores distintos en el ambiente... y resfriados, sobretodo resfriados!

Las avellanas son una importante fuente de vitamina E y fibra, aportan calcio, con lo que se recomiendan para prevenir enfermedades como la osteoporosis, así como magnesio y potasio, las avellanas son los frutos secos más ricos en ácidos grasos monoinsaturados. El ácido oleico constituye alrededor del 70% de los ácidos grasos presentes en las avellanasademás de ser un rico fruto seco que no sólo se puede disfrutar en su forma natural, tiene muchas posibilidades, una de ellas es en forma de leche, si te apetece probarla y hacer la tuya propia toma nota!

Ingredientes:

-200 gramos de avellanas crudas o tostadas (evitar fritas y sin sal)
-1 litro y medio de agua mineral
-1 pizca de vainilla
-Azúcar moreno o miel al gusto

Preparación:

 Si vas a elaborar la leche vegetal con avellanas crudas es fundamental que durante la noche anterior al día de su preparación las mantengas en remojo con agua. Si optas por avellanas tostadas no es necesario seguir este paso.

- Al día siguiente retira el agua y reserva las avellanas. Acláralas bien.
- Durante varios minutos (recomendación de 3 a 5 minutos) licua las avellanas hasta obtener un líquido cremoso, con apariencia de color blanco.
- Cuela la bebida con ayuda de un colador o de una gasa de algodón.
- Añade una pizca de vainilla y, en el momento de beber, sirve con azúcar o miel si deseas endulzarla.

Fuente: Bioguia

Comentarios