Un bizcocho perfecto, resolviendo dudas

Buenos días!

El tema de hoy es un tema que a muchas les preocupa y les da dolores de cabeza.
¿ Cómo hacer un bizcocho perfecto ?
Mucha gente pregunta por qué le queda crudo por dentro, por qué sube sólo por el centro, se quema por arriba, se baja al sacarlo....pues a todo esto vamos a encontrarle la solución para que la próxima vez que hagáis un bizcocho os salga lo más bonito y bueno posible!

Problemas que nacen antes de la cocción:

  • Si el molde es demasiado grande para la cantidad de masa el bizcocho será demasiado bajo y quedara demasiado cocido.
  • Si el molde es demasiado pequeño subirá tanto que se agrietará y puede quedar crudo por dentro.
  • Para engrasar el molde es mejor usar aceite o mantequilla fundida y extenderlos por el molde, si untamos el molde de mantequilla tal cual puede crear imperfecciones en nuestro bizcocho.
  • Para enharinar el molde después del engrasado conviene tamizar la harina.
  • Para que el bizcocho suba bien parejo es conveniente usar bandas de cocción. Podemos comprarlas o hacer unas caseras. Esto evitara ademas que los bordes nos queden duros.Para hacerlas caseras cortamos tiras de una toalla vieja, las humedecemos y las ponemos alrededor del molde sujetándolas con un imperdible.
  • Los ingredientes deben estar todos a temperatura ambiente.
  • El tamaño de los huevos en todas las recetas suele ser L (unos 60 gr) éstos son importantes para la esponjosidad de nuestro bizcocho.
Problemas que surjen durante la cocción:
  • Nunca cocer a más de 180º, aunque suponga más tiempo de horneado. Es aconsejable comprar un termómetro de los que se ponen dentro del horno, los termostatos de los hornos no siempre son fiables.
  • Si nuestro molde tiene una altura normal 180º es la temperatura indicada, pero si nuestro molde es especialmente alto es conveniente bajar la temperatura aunque esto implique alargar el tiempo de horneado.
  • Mejor cocer sobre la rejilla del horno, si lo hacemos sobre la bandeja es mas fácil que se queme por abajo además de que la bandeja no deja que el calor se propague adecuadamente.
  • Nunca abrir el horno antes de transcurran ¾ partes del tiempo total de horneado.
  • Si vemos que se nos va a quemar por la parte de arriba podemos cubrirlo con papel de aluminio a partir de los 2/3 del tiempo de cocción.
Problemas después del horneado:
  • Una vez termine la cocción sacamos el molde del horno pero no desmoldamos hasta transcurridos unos 5 minutos para que el contraste calor/frío no haga bajar el bizcocho.
  • Desmoldamos y dejamos enfriar bocabajo sobre una rejilla, esto hará que si hubiera algo de “barriga” se aplaste.
  • Si notamos que ha quedado un poco seco lo envolvemos, aún templado, en film y quedará húmedo y tierno.
  • Si vamos a consumirlo el mismo día lo conservaremos a temperatura ambiente.Si es para otro día podemos conservarlos envuelto en film durante varios días en la nevera. También podemos congelar el bizcocho bien empaquetado y dejarlo descongelar en la nevera la noche antes de usarlo. Mejor si se congela sin relleno.
Problemas y posibles soluciones:
  1. Bizcocho alto en el centro – Un poco de “barriga” es normal, mucha no. Ésto se debe a una temperatura de horneado demasiado alta o a un exceso de harina o levadura
  2. Se ha bajado durante el horneado - La causa más común es que el horno se haya abierto antes de tiempo. Pero también pueden ser que por una temperatura de horneado demasiado baja, que se haya utilizado más aceite o mantequilla de la necesaria, que se ha sacado del horno antes de tiempo o insuficiente cantidad de harina.
  3. El centro no sube – Normalmente se debe a una temperatura de cocción demasiado baja, súbela y corrige la receta para futuras ocasiones o poca levadura
  4. El interior ha quedado demasiado seco – Puede ser por un exceso de harina o levadura, o que durante el proceso de mezclado de los distintos ingredientes, se ha removido demasiado tiempo
  5. Sacamos el bizcocho y se hunde – La temperatura del horno es excesivamente alta, lo hemos desmoldado demasiado pronto o lo hemos puesto a enfriar en un lugar con corrientes de aire.

Cuando un bizcocho nos sale mal por cualquiera de estos motivos la culpa no suele ser de la receta, cada horno es un mundo y tienes que conocer el tuyo para poder hacer un buen bizcocho.

Fuentes: Sweet Mania
Imagen: Google


Comentarios