Cómo mejorar el estado de ánimo


En los tiempos que corren es difícil mantener el ánimo al máximo, ésto puede provocar que nuestra salud se vea afectada, el estrés y la ansiedad están a la orden del día. Esto no es ninguna novedad. Sin embargo, sí hay algo que podemos cambiar y eso es nuestra manera de enfrentar los problemas. Hoy veremos algunos trucos para mejorar el ánimo y sentirte más tranquilo y pleno.

Es que, a pesar de las adversidades con las que nos toque lidiar, con buena cara y buen ánimo la vida siempre es más fácil y la cuesta arriba en ocasiones puede resultar más llevadera. Además, está comprobado que tener una salud emocional satisfactoria es clave para una buena salud física y mental.
Masajes faciales:
Para mejorar el ánimo, primero hay desocupar nuestra mente de las preocupaciones (al menos por un momento) y darnos permiso para relajarnos. Una buena manera de despejar la mente es a través de un masaje facial. ¿Cómo? Recuéstate en tu cama boca arriba y cierra los ojos.


Con tus dedos presiona medianamente firme debajo de las cejas; mantente pulsando durante tres segundos, libera 3 segundos, vuelve a pulsar 3 segundos más y liberar nuevamente hasta completar el ejercicio 5 veces. Después repite el mismo procedimiento en tus sienes y labios. Recuerda respirar profundamente mientras haces todos los ejercicios.
Puedes aplicar unas gotas de aceite esencial de lavanda en cada sien antes de la acupresión para lograr una relajación extra; se ha demostrado que ésta ayuda a reducir el estrés y a mejorar el sueño.
Si lo prefieres puedes acudir a un centro de masajes y disfrutar de un masaje relajante profesional.

Las películas:


Reserva una tarde o una noche para ver una película con tu pareja, con tu familia o un amigo o amiga, ves al cine o prepáralo en casa. Elige tu película preferida de siempre o aprovecha la oportunidad para conocer una nueva; lo que importa es que puedas distraerte y disfrutarla. Es recomendable ver una película cómica que te haga reír a carcajadas. Te hará olvidar por un rato tus preocupaciones y la risa es muy beneficiosa para la mente.

Cocinar:


¡La cocina es un excelente escape! Muchas personas encuentran en el hábito de cocinar una manera de olvidarse de sus problemas. Es que, aunque no seamos los mejores chef del mundo, lo que importa es ponerle ganas. Quizás un día experimentando sabores encuentres una nueva receta con la cual sorprender a tus seres queridos, si no tienes ningún libro de donde cojer ideas o seguir unas pautas recuerda que en ACMN puedes encontrar varias recetas y repostería.

El Olfato:


El humor está condicionado por lo que percibimos con todos nuestros sentidos, incluido el olfato. Un estudio realizado por la Universidad de Ohio en Estados Unidos demostró que aquellas personas que estuvieron expuestas a un aroma estimulante -como el aroma a limón- solían tener mejor estado de ánimo. Compra aceites esenciales de tus aromas frutales favoritos y coloca unas gotitas en tus muñecas o codos y verás cómo tu buen humor incrementa naturalmente.

También hay alimentos y bebidas que mejoran el estado de ánimo. Puedes consultar aquí los alimentos que ayudan al buen humor.

El aire Libre:


Estar encerrados en casa, tirados sobre el sofá y haciendo zapping en la televisión durante horas es la clásica imagen de la depresión o el aburrimiento. Lo más recomendable para “desenchufar” nuestra mente del estrés y sentirnos más felices y relajados es salir al aire libre; ¿qué tal un pic-nic en el parque o una caminata por la playa o el campo? Está comprobado que el contacto con la naturaleza y el aire fresco libera las tensiones del organismo.

Cuestión de adrenalina:


Con tan solo saltar un par de veces o subir y bajar escaleras rápidamente, por ejemplo, nuestro cuerpo se revitaliza a través de la recarga de adrenalina y liberación de endorfinas. Estas hormonas generan una sensación de placer y euforia en el organismo, liberan el dolor y ayudan a combatir el estrés. Además, cuando nos ponemos en movimiento los latidos de nuestro corazón aumentan y se oxigenan nuestros pulmones. Si te acostumbras a hacer ejercicio varias veces por semana, tendrá una repercusión muy notable en tu estado de ánimo. Puedes hacerlo solo o acompañado por un amigo, pareja e incluso tu mascota, ésta también te lo agradecerá.

La Belleza:


Dedicar aunque sea unos minutos del día para mimarse a sí mismo es otra excelente manera de sentirse mejor. Toma un relajante baño de inmersión o una ducha 
caliente, aplícate crema hidratante y crema para el cuerpo, píntate las uñas... Si no te preocupaba tanto la belleza, le tomarás el gustito, pues estos hábitos funcionan casi como una terapia.

¡Y este consejo también va para los hombres! Disfruten de un buen baño, aféitense, córtense las uñas, arréglense el cabello... En fin, todo aquello que sirva para sentirnos estupendos.

fuente principal: vivir salud
Imágenes: Google

Comentarios