Menta, más que un olor

Hoy os quiero hablar especialmente de la menta, que, a pesar de ser conocida por su magnífico olor tan peculiar éste no es el único con el que podemos asociar su nombre.

Y es que en el mercado existen ya variedades de menta con varios olores, como ya os comenté en el post anterior de visita al garden.
Hoy en día podemos encontrar mentas con olor a fresa, plátano, piña, naranja, chocolate y menta y un sinfín más, curioso verdad?

Y es que la menta es una planta que era ya conocida desde la antigüedad: por caso, en el siglo I se sabe que los romanos adornaban sus coronas con hojas de esta hierba para los banquetes y que también las empleaban para aderezar salsas.

No obstante, sus propiedades beneficiosas no se conocieron bien hasta entrada nuestra era moderna, hasta el siglo XVII. Ya en el siglo XVIII se cultivaba en Inglaterra para obtener su aceite esencial y, hoy en día, su uso es muy frecuente, tanto en aceite esencial como sus hojas para infusión, entre otros.


Existen cerca de 600 variedades de menta, aunque todas comparten algunas características: las plantas miden entre 30 y 60 centímetros de altura, sus hojas son redondeadas y poseen un aroma fresco y sabor fuerte. De todas las variedades, la menta piperita es quizás la más conocida.
La menta piperita es, en realidad, un híbrido de dos especies: la menta aquatica y la menta spicata, y se presenta en dos versiones, la “blanca” y la “negra”.


De manera general, veamos algunas de las propiedades curativas y usos de la menta:
  • Es considerada tónica, buena calmante y digestiva. Así también, antiespasmódica y antiséptica.
  • Al ser digestiva, se recomienda tomar infusiones ante cuadros de indigestión o digestión pesada, ya que calma el estómago y ayuda a sus procesos.
  • Así también, por su propiedad antiespasmódica, se aconseja una bebida de menta para casos de cólicos nerviosos, tos, dolores menstruales y también asma. Asimismo, ayuda a la expectoración y evita la formación de catarro.
  • Como tópico, también puede emplearse a modo de anti-irritante y analgésico, con propiedad para reducir el dolor y de mejorar el flujo sanguíneo.
  • En la cocina, suele emplearse más que nada para postres y preparaciones dulces.

Comentarios

Estefania ha dicho que…
Mi madre acumula gases y le cuesta espulsarlos, las infusiones de menta le ayudarían?
Master ha dicho que…
Pues sí, podrían ayudarle ya que la menta es digestiva. Que lo pruebe, quizás le vaya bien. :) un besote