¿ Qué no debo comer estando embarazada ?

Algunos alimentos pueden contener bacterias o parásitos como la listeria, toxoplasma, E. coli, y salmonela.
En un adulto normal no suelen causar problemas graves, pero durante el embarazo el riesgo es mayor porque tu sistema inmunológico está comprometido, lo que significa que no tiene su capacidad normal de protegerte. Las infecciones de este tipo pueden pasar a tu bebé a través de la placenta y causar malformaciones, parto prematuro o pérdida.

Lo que no se puede comer durante el embarazo y cómo sustituirlo

Pavo a término medio. El pavo, al igual que todas las carnes que comas, debe estar cocinado completamente para evitar el riesgo de salmonela y toxoplasmosis. La forma correcta de cocinar el pavo es hasta que alcance una temperatura interna de 165ºF (73.88ºC) en la parte más gruesa.
Relleno del pavo. Si el relleno (stuffing) es cocinado dentro del pavo, corres el riesgo de que se contamine con los jugos que se desprenden del ave crudo, poniéndote en igual riesgo de salmonela y toxoplasmosis. Y como se cocina dentro del pavo, su temperatura es más difícil de controlar, por lo que no se puede garantizar que las bacterias o parásitos hayan sido eliminados. El relleno cocinado por separado sí es seguro, ¡así que date gustos!
Rompope o ponche de huevo (eggnog). El rompope es una bebida hecha con huevo, leche, azúcar, algún licor y otras esencias. Por tradición, se sirve durante las fiestas en noviembre y diciembre, tanto en Estados Unidos como en Latinoamérica. El huevo se utiliza crudo, por lo que te pone en riesgo de salmonela, y el licor es peligroso para el desarrollo de tu bebé.

Quesos frescos y suaves. Todos los productos lácteos que consumas deben ser pasteurizados para eliminar la listeria. Muchos de los quesos caseros y frescos que comemos en Latinoamérica no cumplen con este requisito, como el queso blanco, queso de hoja y asadero. Igualmente, deben quedar por fuera los quesos blandos que suelen acompañar las comidas formales, como el Brie, Camembert, Roquefort, feta y queso azul.
De la bandeja de quesos, escoge los duros y semiduros, como el chedar, suizo, mozarela, queso crema y cottage.
La forma más segura de saber si puedes comer un queso o no es revisando la etiqueta. Si dice claramente que es un producto pasteurizado, ¡adelante! De lo contrario, déjalo de lado.
Huevos. Para evitar el riesgo de salmonela, los huevos que consumas durante el embarazo deben ser cocinados hasta que estén completamente firmes o pasteurizados. Esto también aplica a los alimentos preparados con huevos, por lo que debes evitar salsas o repostería que contenga huevo y no alcance su punto máximo de cocción.
Vegetales crudos. El parásito causante de la toxoplasmosis puede estar presente en la tierra donde se siembran los vegetales. Si vas a comer vegetales crudos, asegúrate de que sean bien lavados. Esto también se aplica a las ensaladas, que pueden estar contaminadas con la bacteria E. Coli.
Alcohol. Tomar alcohol en el embarazo queda prohibido. El consumo de licor puede causar malformaciones en tu pequeño, y simplemente no vale la pena el riesgo. Si te ofrecen cócteles, asegúrate de que no contengan alcohol.
Café. Los hispanos acostumbramos tomarnos una tacita de café después de una buena comida. En el caso de las mujeres embarazadas, mejor lo evitas, pues estudios publicados por la Revista Americana de Obstetricia y Ginecología ligan la cafeína con el riesgo de pérdida.
Carnes ahumadas y curadas. Los salamis, jamones y salmón ahumados que suelen servirse de entrada en las celebraciones de fin de año deben quedar fuera de tu plato, pues pueden estar contaminados con listeria.

Comentarios