Opciones de parto

Han pasado nueve meses de espera y llegó el momento de la verdad: el parto. Algunas mujeres lo describen como la experiencia más increíble de sus vidas, pero eso no quita que sea un proceso lleno de emociones y ansiedades –y dolor– para el cual debes prepararte.
Dependiendo de tu embarazo, tus convicciones, tu cuerpo, el tamaño de tu bebé y las recomendaciones del médico, tienes varias opciones para dar a luz:

Parto natural

El parto natural es la forma más común de dar a luz a un bebé. Un proceso natural lleva tres etapas:
  1. Dilatación y borramiento. Esta etapa tiene tres fases (latente, activa y de transición).
  2. Nacimiento. Se trata del momento de pujar durante las contracciones para que nazca tu bebé.
  3. Extracción de la placenta. Después del nacimiento, la placenta se desprende y debe ser extraída por el canal vaginal.

 Parto por cesárea

La cesárea es un procedimiento quirúrgico que se practica si tu médico lo considera necesario, en casos de emergencia, embarazos de alto riesgo, embarazos múltiples y otras complicaciones. Sin embargo, algunos médicos también lo practican por conveniencia, en caso de que así lo solicites.
Un parto por cesárea tiene varias ventajas, como que requiere el uso de anestesia (lo que minimiza el dolor de parto y contracciones) y puedes planificar el nacimiento. Su mayor desventaja es que la recuperación puede ser más complicada y conlleva el mismo riesgo que cualquier otra operación, como infecciones, sangrados internos y dolores en el área de la incisión.

Parto en el agua

El parto en el agua te ayuda a relajarte, reduce el riesgo de desgarres y episiotomías, es menos traumático para el bebé y puede facilitar el nacimiento, sin embargo también tiene desventajas como el riesgo de infección y de que el bebé inhale agua. Además, debes considerar si cumples los requisitos mínimos recomendados y tomar las precauciones necesarias .

Parto natural sin asistencia médica

El nacimiento es un proceso natural y tu cuerpo tiene la capacidad de realizarlo de forma instintiva y sin la ayuda de nadie: esa es la premisa que guía a las partidarias del parto natural sin asistencia médica.
Se trata de un parto en casa, sin anestesia, médicos, parteras, enfermeras, y en muchos casos, ni siquiera tienes la compañía tu pareja. Lo haces tú sola siguiendo tus instintos naturales. ¿Será un parto natural sin asistencia médica para ti?

Parto con una partera (en lugar de un médico)

Conocidas como comadronas o matronas, las parteras son mujeres con experiencia y conocimiento suficiente para ayudarte a dar a luz. Estos partos suelen realizarse en casa, aunque algunos hospitales y maternidades ofrecen también el cuidado de una partera.
Las parteras suelen utilizar métodos naturales y buscan minimizar la intervención tecnológica. Una de sus principales fortalezas es que ofrecen atención personalizada y se mantienen a tu lado durante toda la labor de parto. Su limitación es que suelen ser recomendadas solo para partos naturales, sin riesgos ni complicaciones.

Comentarios