Embarazo anembrionado

El embarazo anembrionado o huevo anembrionado es un problema muy frecuente. El 50% de las pérdidas del embarazo durante el primer trimestre están asociadas a esta causa. Si preguntas entre tus amigas o familiares, verás que alguna vez, lo han padecido. El embarazo anembrionado o anembriónico es un óvulo que es fertilizado y que luego de implantarse en la cavidad uterina, se desarrolla únicamente el saco gestacional pero sin desarrollarse el embrión en su interior. En palabras más simples es como si fuera un embarazo sin bebé. 
 
¿Por qué se produce?
 
Se produce por problemas cromosónicos asociados a un óvulo o espermatozoide de baja calidad que generan un error de información o de codificación en las células que conforman el huevo primitivo, por el cual se origina un huevo vacío. Las células que deberían formar el embrión no responden y se origina sólo la cubierta que está destinada a formar la futura placenta. 
 ¿Cómo se diagnostica?
 
Se diagnostica por la ecografía que se realiza a partir de las 7 semanas de embarazo en la cual no se detecta el embrión, es decir, se visualiza un huevo vacío. Este huevo produce la hormona de embarazo y por esta razón los análisis son positivos. También se puede sospechar de un embarazo anembrionado cuando no se detectan los latidos del corazón del pequeño embrión. 
 
¿Cómo evoluciona?
 
La naturaleza que es muy sabia y generalmente antes del mes posterior al diagnóstico, se inicia espontáneamente el mecanismo de expulsión en la mayoría de los casos. En aquellos casos en donde no se ha expulsado en forma espontánea y completa es necesario un legrado uterino. 
 
¿Cuánto debo esperar para volver a concebir?

Posteriormente al diagnóstico y luego de haber completado los estudios que tu médico solicite puedes reiniciar tu búsqueda después de haber tenido al menos una menstruación normal, que aparece aproximadamente entre los 30 a 40 días posteriores a la expulsión o al legrado uterino.
El embarazo anembrionado debe ser considerado un accidente que responde a una selección natural entre huevos sanos (futuros bebés sanos) e imperfectos (incompatibles con la vida). Para tu tranquilidad, un embarazo anembrionado no es "exactamente un embarazo" pues debes pensar que no existió nunca un bebé y no se puede perder un bebé que nunca existió.
Si te ha ocurrido alguna vez, es comprensible que te sientas triste o que lo percibas como un fracaso pues tanto tú como tu pareja, estaban ilusionados. Pero lo importante es tener una actitud optimista pues esta circunstancia en nada empaña tu futuro obstétrico.

Comentarios