Salmón con cebolla

Como ya sabéis de vez en cuando compartimos algunos platos para dar ideas y facilitar el pensamiento de qué hacer de comer o cenar y que guste a todos además de que contenga todos los nutrientes necesarios diariamente.

A pesar de que las temperaturas ya suben y los platos calientes y sopas empiezan a desaparecer de nuestros menús, aún podemos hacer algunos platos calientes, hoy traigo uno de ellos.


Salmón con cebolla 

Fácil y muy apetecible, el salmón es un pescado azul o graso que aporta unos 11 gramos de grasa por cada 100 gramos de carne, un contenido similar al de las sardinas, el jurel o el atún. La grasa es rica en omega-3, que contribuyen a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos plasmáticos, y además aumentan la fluidez de la sangre, lo que previene la formación de coágulos o trombos. El salmón es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, al igual que el resto de pescados.

En cuanto a vitaminas, destaca la presencia de algunas pertenecientes al grupo B como la B2, B3, B6 y B9 y B12. Éstas permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos, es decir, hidratos de carbono, grasas y proteínas e intervienen en procesos de gran importancia (formación de glóbulos rojos, síntesis de material genético, funcionamiento del sistema nervioso y del sistema de defensas, etc.).
La riqueza en grasa del salmón hace que contenga cantidades interesantes de algunas vitaminas liposolubles como la A y la D. La A contribuye al mantenimiento, crecimiento y reparación de las mucosas, piel y otros tejidos del cuerpo. Además, favorece la resistencia frente a las infecciones, es necesaria para el desarrollo del sistema nervioso y para la visión nocturna. También interviene en el crecimiento óseo, en la producción de enzimas en el hígado y de hormonas sexuales y suprarrenales. La vitamina D regula los niveles de calcio en la sangre y favorece la absorción y fijación de este mineral en los huesos.

Receta:


Ingredientes:

- Salmón fresco
- Cebolla cortada
- Sal, eneldo(*) picado
- Mantequilla y aceite de oliva 

Procedimiento:

Ponemos en la sartén un poquito de mantequilla y la equitativa de aceite de oliva, encima de esto el salmón con la piel hacia abajo y dejamos que se haga a fuego medio hasta que su carne baje de tonalidad ( entonces es cuando está hecho )

Apartamos el salmón y condimentamos con eneldo picado y un poquito de sal, pochamos ligeramente la cebolla en el aceite restante del salmón y añadimos encima del pescado. La cebolla le otorga suavidad y sabor, además de que le proporciona el jugo que al salmón le falta, ya que de por sí es un pescado ligeramente seco.

Bon profit!

(*) Eneldo: La planta eneldo se considera como un tonificante estomacal, diurética, antiséptica. Con el eneldo se pueden curar casi todas las infecciones estomacales. Reduce los dolores causados por gases intestinales. Elimina el hipo. Buena contra el vómito. Favorece la digestión. Es un auxiliar para desinfectar las llagas y heridas causadas por quemaduras leves. Reduce la irritación y la comezón en la piel debido a algunas alergias. Desaparece las ulceras bucales.  Se cree que tomar un poco del té que se obtiene de los frutos de esta planta en ayunas proporcionará tranquilidad, alejará la tristeza y el enojo. Especial para las mujeres pues les quita el dolor de matriz. Ayuda a prevenir los catarros.

Comentarios