Lo nuevo en maquillaje: efecto mojado.

El efecto mojado es lo último en maquillaje, y lo pueden utilizar desde chicas jóvenes hasta mujeres más maduras. ¿Quieres saber cómo lograrlo?

 

¿Para que se lo utiliza? Para realzar tanto labios, como pómulos y ojos. También para ocultar arrugas, disimular imperfecciones y lograr que la piel luzca más hidratada y con más luz.
Por lo que se caracteriza este estilo de maquillaje es por mantenerse alejado de las bases y de los polvos. Sólo se realiza con la ayuda de texturas cremosas o gelificadas (casi líquidas).
 

Productos para lograr el efecto mojado 

El producto pionero en aparecer en el mercado fue el gloss para labios. Éste es una especie de brillo más consistente, que viene translúcido o en varios colores. Lo que hace es darle un efecto de humedad a la boca, aumentar su grosor y brindar más sensualidad a los labios.  

Un truco a tener presente es optar por los colores más oscuros - rojo, bordó y marrón – cuando los labios son muy grandes. Los colores más claros y translúcidos son mejores para las bocas pequeñas. 

Una novedad son los gloss para ojos, que se aplican solos o debajo de cualquier sombra mate. De esta manera los párpados parecerán mojados, pero con mucha luminosidad. De esta manera se logra que las arrugas del contorno de los ojos sean menos evidentes. 

Además existen bases de maquillaje doradas y plateadas que se aplican en lugares específicos de la cara – como sienes, pómulos, nariz o mentón – para brindarle más luz al rostro y mejor hidratación a la piel. Perrmanecen mucho tiempo en la piel al ser más pesados y consistentes que cualquier otra sombra o rubor.

Un consejo para cada edad:



Como decíamos al principio de la nota estos productos sirven para todas las edades.  La clave está en la cantidad. 

Las más chicas pueden aplicarse bastante cantidad de producto sobre el párpado superior, por ejemplo, y el resultado será un make-up completamente vanguardista.


En cambio las mujeres mayores deben utilizar un una mínima cantidad sobre el párpado inferior, como si fuera un delineador. Esto ayuda a darle una mayor luminosidad a la mirada y a atenuar las arrugas del contorno de los ojos.

Otro truco posible es extender el mismo gloss de párpados hacia las sienes. De esta manera se logra disimular cualquier imperfección que pueda tener la piel como por ejemplo deshidratación, arrugas o granitos. 



Comentarios