Más de lo que parece - Verona

A veces encasillamos un país con ciertas ciudades para hacer turismo y de ahí no salimos, pero si bien España tiene mucho por ver y no todo es Barcelona, Madrid, Sevilla y Granada, también otros países tienen rincones con encanto aún no " catalogados " como típicos destinos turísticos, como es el caso de Italia, uno de mis destinos preferidos.


A parte de Roma, Florencia, Pisa, Turín, Venecia y Milán, en Italia podemos encontrar ciudades magníficas que visitar, como Siena, Palermo, Nápoles, Sicilia e incluso alguna isla aún no tan famosa como Ustica ( en Sicilia ) y muchas otras más.

Pero éstas ya son conocidas, aunque no tan visitadas como el resto, por eso el objetivo de este post es daros a conocer aquellos rincones de Italia no tan famosos pero no menos preciosos.

Hoy conoceremos Verona.
Piazza Erbe
Si recordáis a Romeo y Julieta, no podréis dejar de lado la romántica ciudad donde transcurre su historia. Verona es por excelencia la ciudad de los enamorados, quienes viajan hasta allí para recorrer la casa de los Capuleto y sumar mensajes de amor a los cientos que ya se han dejado en el balcón de Julieta. Por supuesto, tampoco falta su tumba (en el monasterio San Francesco al Corso) ni la casa de Romeo.

Tumba de Julieta

 Ubicada al norte de Italia, en la región del Veneto, esta elegante ciudad encierra historia y paisajes de ensueño. Atravesada por el río Adige, ofrece bajas colinas, montañas, llanura y hacia el oeste, cobija al lago italiano más grande: el Garda, donde el clima y la vegetación son mediterráneos.

Arena de Verona
Más allá de ser un destino ideal para que los recién casados disfruten su luna de miel, el pasado de Verona la convierte en un sitio interesante para recordar datos históricos. Basta citar algunos antecedentes para despertar la curiosidad turística: allí residió Pipino, hijo de Carlomagno; durante la Edad de Oro, con el señorío de los Scaligeri, edificios magníficos y el arte y la cultura inundaron la región y atrajeron a artistas y poetas como Dante Alighieri, Petrarca y Giotto. Al llegar Napoleón, Verona se convirtió en escenario de numerosas batallas. Luego de ser un fuerte militar del imperio austríaco, en 1866 se convirtió en una ciudad perteneciente al Reino de Italia.

fuente de La Madonna Verona

La fuente de La Madonna Verona (1368), La Arena, el Ponte Pietra, el Domus Mercatoru, el Palazzo Maffei (1668), la Piazza dei Signori… muchísimas son las estatuas, frisos, frescos, portones, inscripciones, ventanas medievales y fuentes que se conservan en Verona. Pero, con tantas huellas del pasado para contemplar, no olvides visitar el centro comercial, la peatonal Via Giuseppe Mazzini, donde se encuentran lujosas tiendas como las de Gucci, Prada, Etro, Louis Vuitton y Versace.

Palazzo Maffei
 En plan de aventurero solitario, la ciudad te cautivará con sus infinitos sitios para descubrir y con pareja se convertirá en algo mucho más romántico.


Comentarios