Portabebés

El fular portabebés, una manera cómoda y práctica de llevar a tu niño.                                                                                                                         


                                                      
El fular portabebés es una larga tela que se ata al cuerpo de la madre y sirve para llevar cómodamente al bebé al más puro estilo de las madres africanas. Se puede llevar al niño a la espalda, a un lado o al pecho.  Este sistema se ha vuelto a poner de moda, pero va más allá. La Organización Mundial de la Salud recomienda su uso ya que comporta beneficios para el bebé al permanecer en constante contacto con la madre. Además, es muy cómodo y se puede utilizar desde el nacimiento hasta aproximadamente los tres años del niño ya que la tela cede en diagonal y se adapta perfectamente.

Si quieres, puedes fabricar tu misma el fular para llevar a tu niño:
- Elige la tela que más te guste pero ésta tiene que ser lo suficientemente resistente y flexible. El material ideal es un 97% de algodón y un 3% de lycra.                                                                                                                                                                                                    


Los fulares semielásticos son ideales para recién nacidos, ya que se acoplan perfectamente a su fisionomía y no ceden con el peso. Además, permiten hacer cómodos preanudados sin el bebé, que puedes situar una vez el nudo ya está hecho.                

De lo que no hemos hablado todavía es de qué ocurre si porteamos "de cualquier manera". Me explico: utilizar un portabebés no adecuado para la edad, el peso o el tamaño del niño, o usar un portabebés que está de moda sin saber cómo usarlo.
En el primer caso, si llevamos un bebé recién nacido en una mochila ergonómica sin reductor, o incluso con el reductor, el bebé "se pierde" en la mochila, su posición no es la correcta y, aparte de no ir bien sujeto, podemos producirle una lesión. Por el contrario, si queremos prolongar la vida de nuestra mochilita llevando a nuestro hijo que ya no cabe, le estaremos haciendo daño en los genitales, en las ingles o en la espalda.
En el segundo...bueno, he visto muchos casos de mamás que utilizan bandoleras de anillas de manera incorrecta: anillas demasiado altas o demasiado bajas, la tela arrugada en el hombro clavándose en el cuello, la tela girada impidiendo el ajuste, la bandolera sin ajustar con el bebé suelto, o llevar mochilas ergonómicas con las cintas ajustadas al tamaño de otra persona. 


Como madres, podemos fiarnos de nuestro instinto: si crees que llevas mal puesto tu portabebés, posiblemente sea verdad.

 

¿Qué puedes hacer en este caso?



1- Busca un taller de portabebés por tu zona, y/o ponte en contacto con una instructora de portabebés.
2- Lleva tu portabebés y tu bebé. Mira con la instructora la manera en que lo utilizas, y que te ayude a corregir y/o encontrar la mejor manera de utilizarlo.
3- Si tu portabebés no es el adecuado por la edad, peso o tamaño de tu hij@, busca uno que sí lo sea . Hay muchos tipos, y seguro que encuentras el que más se ajusta a tu bolsillo.
4- Practica. Puedes ver vídeos como éstos : 



Comentarios