Iniciación de marisco y pescado azul en niños

Considerando que el marisco es un alimento altamente alergénico, no es recomendable antes de los dos años del niño. Aunque avanzo que algunas de las fuentes consultadas lo admiten ya a partir del año de edad, e incluso antes, junto al pescado.


El pescado azul se ha de introducir después que el blanco, hacia los 18 meses de edad. Sobre todo su contenido en grasa, así como su sabor más fuerte, no lo hacen adecuado para los bebés menores de 18 meses.
La Asociación Española de Pediatría en su “Manual Práctico de Nutrición en Pediatría” nos dice que a partir de los 2 años se ha de “Fomentar el consumo de pescado y mejor si es azul”.
Recordamos que entre los mariscos más consumidos se encuentran los crustáceos (gambas, camarones, cangrejos, langostas…) y los moluscos (almejas, mejillones, calamar, sepia…).  


  • En Francia, la guía del Programa Nacional de Salud y Nutrición (“Programme national nutrition-santé”, PNNS) recomienda los crustáceos después de los 12 meses. Son alimentos sin interés nutricional específico (no aportan nada que otros alimentos sí recomendables o con menos riesgos pueden aportar), por lo que se pueden retrasar sin problemas.
  • La Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología (AAAAI, American Academy of Allergy Asthma & Immunology) señala que entre los mariscos, los crustáceos (camarones, cangrejo y langosta) son los que tienen más probabilidades de causar una reacción alérgica.

Los moluscos (almejas, ostras, orejas de mar...) pueden ser alergénicos, pero las reacciones a estos mariscos son menos comunes. Algunas personas son alérgicas a ambos tipos de alimentos.
  • Sin embargo, la Academia Americana de Pediatría recientemente (2008) señala que no hay problema por introducir los mariscos a partir de los seis meses, porque según algunas investigaciones no existe evidencia de que retrasar los productos alergénicos vaya a prevenir la alergia, o al menos así lo leemos en declaraciones del pediatra y ex presidente del Comité de Nutrición de la Academia.
En algunas guías, como la basada en la Food and Nutrition Service (del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos), los crustáceos se retrasan hasta después de los nueve meses.
En el caso de antecedentes familiares de alergia los mariscos deberían retrasarse hasta después de los tres años, aunque en algunos documentos (aquellos que no ponen restricciones para introducirlos antes de los 12 meses) señalan los dos años.

Ahora veremos cuáles son los pescados azules

El concepto de pescado azul (denominado también pescado graso) alude a la proporción de grasa inserta entre los músculos del pescado. El pescado azul o graso es un grupo de pescados que contiene más de un 5% de grasa, mientras el pescado blanco o magro, como vimos, contiene aproximadamente sólo un 2%.
La cantidad de grasa influye en la coloración, así que gran parte de los pescados grasos tienen coloración externa con tonos azules, de ahí su nombre. Los pescados azules son generalmente de aguas profundas y frías.
El pescado que entra en esta categoría es menos sedentario que el considerado blanco, de ahí su mayor necesidad de grasa. Por la misma razón, los pescados azules tienen una cola o aleta caudal mucho más potente que los blancos, con un borde superior ahorquillado (en los pescados blancos es redondeado).
Los principales pescados azules son: atún o bonito del Norte, sardina, boquerón o bocarte, arenque, salmón, salmonete, anguila, jurel o chicharro común, pez espada (emperador o albacora), lamprea, verdel, caballa, palometa, trucha marina, cazón…
El bacalao en salazón se considera, a nivel nutricional, un pescado azul, ya que el proceso de salazón aumenta considerablemente su concentración de grasa. Pero este tipo de alimento no nos interesa para la dieta del bebé por su alto contenido en sal.
Respecto al rodaballo y el congrio, hay clasificaciones que los incluyen entre los pescados blancos y otras entre los azules. Ante la duda, yo no los recomendaría como las primeras opciones para ofrecer al bebé, sino que las retrasaría.

Beneficios del pescado azul

salmonEl pescado azul es bajo en grasas saturadas y una fuente muy importante de ácidos grasos omega-3, que en los últimos años se perfilan como unos nutrientes con múltiples beneficios para la salud, ya desde el embarazo y por supuesto también en la infancia.
Los ácidos omega-e ayudan a controlar la presión arterial, reduce la tasa de colesterol y mejoran las funciones cardíacas.
Todas las variedades de pescado azul contienen omega-3, ya sea fresco, ahumado o enlatado, aunque para la alimentación del niño escogeremos los productos más anos, los pescados frescos para cocinar como veremos en el siguiente apartado.
De las fuentes de proteína, el pescado representa el alimento por excelencia. También aporta calcio, hierro, vitaminas A, B1, D y E, cinc…
Además el consumo de pescado azul de mar (como del blanco) aporta a los niños el yodo necesario para el desarrollo de sus sistema nervioso central.

Comentarios