El conejo de Pascua

El Conejo de Pascua es un personaje mítico infantil perteneciente a las culturas germánicas y posteriormente a las anglosajonas.
Aunque sus orígenes no están muy definidos, se supone que la elección del conejo se debe a su conocida capacidad de procreación, de gran valor simbólico en unas fiestas dedicadas a la fertilidad de la tierra tras el invierno.

 

 Origen
Su uso se remonta a pueblos antiguos del norte europeo que veían en la liebre un símbolo: las fuertes patas traseras de la liebre le permiten moverse siempre hacia arriba con facilidad, mientras que sus débiles patas delanteras le dificultan el descenso.
Desde antes de Cristo, el conejo era un símbolo de la fertilidad asociado con la diosa fenicia Astarté, a quien además estaba dedicado el mes de abril. En alusión a esa diosa, en algunos países a la festividad de pascua se la denomina "Easter". The Westminster Dictionary of the Bible (El diccionario Westminster de la Biblia) recoge que Easter era «originalmente la festividad de la primavera para honrar a la diosa teutónica de la luz y de la primavera, a quien se conocía en anglosajón como Easter». Ya en el siglo VIII los anglosajones habían transferido dicho nombre a la fiesta católica que designa la celebración de la Resurrección de Cristo, adoptando otra fiesta pagana más en las tradiciones católicas.


 Leyenda
En la tradición católica se transmite el relato sobre el origen del conejo de Pascua, el cual cuenta que en el tiempo de Jesús un conejo estuvo encerrado en el sepulcro junto a Jesús y presenció su resurrección. Al haber presenciado el milagro, al salir de la cueva junto con Jesús, se dice que fue elegido como el mensajero que comunique y recuerde a todos los niños la buena nueva, regalando huevos pintados, y actualmente también regalando huevitos de chocolate y otras golosinas durante la Pascua, de forma similar a como ocurre con Papá Noel en Navidad.

Gastronomía

Hoy en día además de los huevos de chocolate, también se elaboran conejos de chocolate, que se suelen regalar por estas fechas, siendo también un producto de pastelería que puede verse en muchas de las tiendas de los países del norte de Europa


 Curiosidades
En 2006, La Maison du Chocolat de Londres puso a la venta un huevo de pascua decorado con incrustaciones de diamantes, con un coste de 76.000 euros.

Conejos de Chocolate para Semana Santa.                                                                                                                                                               
Graciosos y muy fáciles de preparar. Elabora estos lindos conejitos de la siguiente manera:  
Ingredientes:

100 gr. de cobertura bitter o de leche (1 tableta)
50 gr. de cobertura blanca
Moldes plásticos especiales para chocolatería con diseño de conejos
1 Pincel de cerda suave

Opcional:
Grageas de colores, confites, gomitas etc. (pequeñas)                                                                                       
Preparación:Trozear la cobertura blanca, derretirla a baño maría y templarla.
Trozear la cobertura, colocarla en un recipiente o cacerolita y llevarla a baño maría hasta que se disuelva, el promedio de la temperatura debe ser de 45°C,  luego retirarla del vapor de agua, y proceder a batirla por 3 a 4 minutos para que adquiera brillo y quede más suave (Templar).
El molde viene dividido en dos partes la parte delantera y la parte posterior del conejo.
Con un pincel muy finito o con la punta de un palito de brochet pintar los detalles como las orejitas, el sombrero, los dientes, ojos, corbata, guantes, etc. o algún otro detalle que tenga.
Enfriar unos minutos y luego con la ayuda del pincel proceder a pintar todo el resto del molde, cubrir muy bien las paredes, dar pequeños golpecitos al molde para que se acomode bien la cobertura, dejar unos minutos. Luego voltear para que caiga el exceso sobre una mica o acetato a un pedazo de papel manteca o grasa, llevar a refrigerar.
Retirar del frío y aplicar otro capa de cobertura no muy gruesa, la idea es que el casco quede lo suficiente sólido y no se nos vaya a romper, nuevamente refrigerar por unos 3 a 4 minutos, retirar y desmoldar.
Seguir el mismo proceso con la parte posterior del molde (conejito).
Una vez que tenemos las dos partes (delantera y posterior), los pegamos ya sea con la ayuda de la cobertura o poniendo una de las partes sobre una placa caliente y cuando los bordes comienzan ligeramente a derretirse inmediatamente unirlos.
Tipos:
  • La cobertura se derrite a más o menos 45 ºC. y para  hacer los conejitos, o bombones, debe descender a 27 ºC. Es muy importante temperar  bien la cobertura para tener éxito en nuestros trabajos, que estos tengan brillo y una buena presentación.
  • Se puede derretir la cobertura en el horno microondas a potencia media por 30 segundos a 1 minuto, en algunos casos por unos segundos más, evitando que se queme.
  • Si deseas puedes rellenar estos conejitos de chocolate con grageas, gominolas o algún muñequito a manera de sorpresa.

Comentarios