El Ruidarbo y sus recetas


Os va a parecer muy friki, pero estaba anoche jugando por internet y me apareció el nombre de " Ruidarbos", evidentemente sabía que es una planta comestible, pero jamás había visto una y tampoco sabía ni para que sirve ni en que se emplea y da la remota casualidad de que es una planta que es muy utilizada en mermeladas y como ingrediente en muchas recetas reposteras!


Increíble lo que por casualidad una aprende... así que me pareció tan curioso que aquí os dejo los tan originales ruidarbos y alguna receta sobre ellos.

El origen del ruibarbo se ubica en Eurasia y su denominación es una combinación del griego rha (nombre también del río Volga donde crecía silvestre) y barbarum (referente a los bárbaros y al hecho de ser extranjeros, como el ruibarbo, que procedía del este del Volga). Su uso en la medicina tradicional es muy antiguo, está documentado desde el 2700 a.C. en China, pero el consumo como alimento vino después, empezando por elaboraciones que normalmente reciben las frutas, compotas y mermeladas, pasteles, zumos, infusiones e incluso vino.


El tallo del ruibarbo es la parte comestible (se parece al apio), y muestra una belleza bicolor, verde y rojo, con el que se puede disfrutar de platos salados y dulces.

El ruibarbo es un alimento de reducido valor energético, un 93% de su composición es agua, además proporciona hidratos de carbono, proteínas y fibra, además de ser rico en vitamina C, vitamina K y minerales como el calcio y el potasio. El tallo del ruibarbo contiene oxalatos (como las espinacas o el té, por ejemplo), y sus hojas en grandes proporciones, de ahí que no se puedan consumir. 
De hecho, el ruibarbo no es recomendable para las personas que deban llevar una dieta baja en ésteres de ácido oxálico, como quienes padecen problemas renales.
Su sabor es algo astringente y ácido, y la forma habitual de suavizarlo es agregándole azúcar en su preparación, por eso la elaboración tan propagada de dulces con esta hortaliza, aunque hay quien disfruta incluso de su degustación en crudo.


La recomendación general, si nunca se ha probado el ruibarbo, es degustarlo por primera vez como compota o mermelada, pudiendo combinarse con otras frutas como las manzanas, las fresas, etc. También es muy agradable para el paladar si se incluye en bizcochos o muffins, pero no dejes de probar unas crepes con mermelada de ruibarbo, seguro que te conquistan.

A continuación os dejo algunas recetas con ésta hortaliza, espero que os abran el apetito y os animéis a probarlas, se hizo muy popular en Inglaterra hace unos 250 años, afirman que es por su parecido a las frutas y por su pronta recolección en comparación a muchas frutas primaverales, sobre el mes de abril, y está de temporada hasta el mes de mayo o junio, según donde se cultive, y aunque se ha extendido mucho, en España todavía no es muy fácil de encontrar, pero si tenéis la suerte de encontrarlo animaos a probarlo y de paso nos dejáis vuestras impresiones y recetas!!

CLAFOUTIS DE RUIDARBO

Ingredientes:
  • Para 6 personas:
  • 500 gr. de ruibarbo cortado en trozos de unos 3 cm.
  • 200 ml. de leche entera.
  • 200 ml de nata espesa.
  • 3 huevos.
  • 150 gr. de azúcar.
  • 1/4 de cucharadita de canela molida.
  • sal.
  • 1 vainilla.
  • 50 gr. de harina.

Como se elabora :
  1. En una cacerola con agua, coceremos el ruibarbo durante 2 minutos a partir de que arranque a hervir, justo para que se blanquee. Lo escurrimos y reservamos.
  2. En un bol, mezclaremos la leche, la nata, los huevos, el azúcar, la canela y la sal, removiédolo todo bien.
  3. Rasparemos con un cuchillo de punta la vaina de la vainilla, para sacarle las semillas negras, agregándolas a la mezcla. Incorporamos la harina y lo batimos todo bien.
  4. Prepararemos una fuente de horno untada de mantequilla y espolvoreada con azúcar, colocaremos los trozos de ruibarbo, los cubriremos con la mezcla de leche y la introduciremos en el horno, previamente calentado, a 200º C. hasta que la superficie se hinche y quede dorada, durante unos 45 minutos.

Ruibarbo y almendras caramelizadas semifrío

Individuales ruibarbo pequeñas y almendras semifreddos caramelizada con miel de ruibarbo. ( Semifreddo es italiano para el medio frío y es básicamente un postre helado, muy cerca de helado, pero sin serlo del todo ).

  No se necesita ninguna máquina de helados y es perfecta para preparar un par de días antes que lo convierte en un postre de la cena fiesta. Sólo asegúrese de sacarlo del congelador el tiempo necesário antes de servirlo. Otra gran cosa sobre los semifríos es que se puede poner tu sabor favorito: el chocolate, fresas, arándanos o lo que se prefiera. 

Para los semifríos se puede utilizar pequeños moldes individuales o uno grande, si se utiliza un molde grande se  necesita  cortar el semifrío antes de servir, pero  es fácil de hacer y le da rodajas hermosas. 

Ingredientes:

Un lote de almendras caramelizadas 

500 gramos de ruibarbo, lavadas y cortadas en piezas de 2.1 cm

  100 gramos de azúcar

1 vaina de vainilla 

4 huevos, separados en yemas y claras de huevo

50 gramos de azúcar

500 ml para batir crema doble

1 pizca de sal

 

Procedimiento:

En primer lugar hacer un lote de almendras caramelizadas. En una cacerola, cocine el ruibarbo con el azúcar. 

No necesita el agua , el ruibarbo comenzará a “puerro” jugo debido al calor y el azúcar. Cocine hasta que el ruibarbo esté suave pero no puré. Dejar enfriar. Cuele el ruibarbo, pero no lo apriete, deje  la jugosa del ruibarbo, es agradable para los semifríos. 

Establecer un lado el jarabe de ruibarbo (mantenerlo en la nevera hasta servir la semifríos). Cortar la vaina de vainilla a la mitad longitudinalmente y batir con la batidora

Bata las claras con la sal en un tazón de fuente libre de grasa. Rígidamente, batir la nata en otro recipiente. Batir las yemas con el azúcar y las semillas de la vainilla en un tazón de terceros hasta que esté pálida y esponjosa, a continuación, agregue las claras de huevo, seguido de la crema batida. Mezclar muy suavemente. Mezcle el ruibardo y las almendras, muy suavemente y verter el semifrío en un molde grande o pequeño ( los individuales) , cubrir con papel plástico.

  En el congelador durante al menos 4-5 horas. Para servir, invertir el semifríos sobre un plato y quitar el molde y una envoltura de plástico. Deje reposar 30 minutos a temperatura ambiente para ablandarlo. Sirva el semifrío con el jarabe de ruibarbo, que debe ser al menos suficiente jarabe para 8 porciones pequeñas. Dependiendo de los moldes que se utiliza el semifrío debe servir al menos 14 personas 

Guardar el jarabe de ruibarbo para servir con el semifrío

 TARTA DE RUIDARBO CON MERENGUE


Ingredientes:
4 huevos medianos separados en claras y yemas
100 g de mantequilla
300 g de azúcar
1 paquete de azúcar de vainilla
1 pizca de sal
250 g de harina sin levadura
1 cda. de polvo de hornear
750 g de ruibarbo
30 g de maicena
1 cda. de azúcar impalpable

Preparación:
Separar los huevos. Batir la margarina, el azúcar, el azúcar de vainilla y la sal lentamente con las claras de huevo. Mezclar con las yemas. Agregar la harina y el polvo de hornear, y batir con batidora a alta velocidad.
Revestir la base de un molde de aproximadamente 26 cm, con 2/3 de la masa. Con el resto, cubrir los bordes de 4 cm. de alto. Pinchar la base de masa con un tenedor en toda su superficie, y dejar enfriar el molde con la masa durante 20 minutos.
Mientras tanto, limpiar y secar el ruibarbo, cuidando de no utilizar las varas más duras. Cortar las varas de ruibarbo en rodajas de 1 cm de ancho y mezclarlas con la maicena. Batir las claras a nieve con 200 g de azúcar, mezclando lentamente. Añadir el ruibarbo al merengue.
Untar el merengue de ruibarbo sobre la masa que ya está en el molde. Hornear la tarta en horno precalentado durante 60 a 65 minutos (horno eléctrico: 175º C/ horno a gas: mediano). Si el merengue se dora antes de tiempo, colocar la tarta en un nivel más bajo del horno.
Cuando esté lista, dejarla enfriar y luego decorarla con azúcar en polvo.

Muffins de ruibarbo y natillas

Ingredientes:

- 300 g de ruibarbo limpio y cortado en trozos de 3 cm
- 50 g de azúcar extrafino
- 140 g de azúcar mascabado
- 75 ml de aceite vegetal
- 1 huevo
- ralladura de 1 naranja
- 280 ml de nata líquida con unas gotas de limón
- 300 g de harina con levadura (o añadir 10 g de levadura, tipo Royal, a la harina de reposteria)
- 8 cucharadas de natillas preparadas (pueden ser caseras o compradas, pero tienen que ser espesas)
- azúcar glas para espolvorear

Preparación:

Precalentar el horno a 200ºC. Poner el ruibarbo en una bandeja, mezclar con el azúcar extrafino y tapar con papel de aluminio. Hornear 15 minutos. Destapar, girar y hornear 5 minutos más. Escurrir una vez frio.
Reducir la temperatura del horno a 180ºC. Forrar un molde para 12 magdalenas con envoltorios de papel. Batir el azúcar mascabado, el aceite, el huevo, la ralladura de naranja y la nata con unas gotas de limón. Incorporar la harina y mezclar. Añadir el ruibarbo escurrido con cuidado.
Distribuir en los envoltorios de papel tres cuartos de la masa. Hacer en el centro de cada muffin una cavidad y rellenar con natillas.
Cubrir cada muffin cuidadosamente con el resto de la masa. Hornear 25 minutos o hasta que suban.
Tienen que quedar ligeramente dorados y húmedos .
Espolvorear con un  poco de azúcar glas mientras aún están calientes. Es preferible consumirlos el mismo día para disfrutar mejor de su delicado sabor y ligera textura.

QUEQUE DE RUIBARBO, FRUTILLAS Y NARANJAS

 8 personas

·        150 gr de ruibarbo pelado (como el apio) y picado
·        150 gr de frutillas picadas en cuartos
·        200 gr de azúcar rubia
·        Ralladura de ½ naranja
·        Jugo de ½ naranja
·        140 gr de mantequilla, blanda
·        2 huevos extra grandes
·        1 cucharadita de polvos de hornear
·        85 gr harina todo uso
·        100 gr de almendras molidas (como polvo)
Cobertura crocante
·        40 gr mantequilla, derretida
·        40 gr azúcar rubia
·        Ralladura de ½ naranja
·        80 gr de almendras enteras

Mezclar el ruibarbo y frutillas con 50 gr del azúcar rubia y la ralladura de naranja. Dejar macerar por 1 hora, revolviendo un par de veces (NO se cocina antes).
Precalentar el horno a 190C.
Mantequillar base y lados de un molde de de 23 cm.

Batir la mantequilla con la azúcar rubia restante (150 gr) hasta que este la mezcla cremosa. Agregar los huevos de a uno. Agregar la harina, polvos de hornear y las almendras molidas. Finalmente agregar el jugo de naranja y luego vaciar la mezcla en el molde preparado, luego agregar las frutillas y el ruibarbo drenado sin el jugo (distribuir sobre todo el queque la fruta). Hornear por 25 minutos.

Mientras tanto preparar el crocante. Procesar todos los ingredientes hasta que las almendras estén picadas (no molidas ya que queremos crocancia).
Bajar la temperatura del horno a 180C. Distribuir el crocante sobre el queque y seguir cocinando por 20 minutos o hasta que el bizcocho esté firme. Enfriar en el molde. Espolvorear azúcar en polvo al servir


Comentarios