Casas de papel

Ayer viendo un documental en televisión, me llamó mucho la atención las casas de papel, increíblemente estables y aisladas de la climatología, muy baratas y un gran recurso para mucha gente que no dispone de dinero para una casa de ladrillo, sobretodo en países en desarrollo y afectados por catástrofes climatológicas.

La idea es fascinante: una casa de papel que ofrezca un techo a los pobres en el Tercer Mundo y a quienes quieran disponer de una en cualquier parte.
La firma suiza de un inventor alemán se ha propuesto producir en serie esta vivienda valorada en 6.000 francos suizos ( 5.440 dólares, 3.844 euros).

El ingeniero Gerd Niemöller tiene una visión. Se imagina ya campos de refugiados con casas de papel, cuya estructura es parecida a una colmena.

 
  El material utilizado en la construcción de las casas imita el patrón de panal utilizado en la fabricación de aviones y otros productos para los que tanto el peso y la fuerza son factores importantes. En lugar de utilizar el aluminio y otras aleaciones, Niemoller utilizado papel empapado en resina procesada para formar paneles fino, ligero, pero fuerte. El material es un aislante excelente y flexible que hace que sea adecuado en zonas de riesgo de terremotos. La empresa entregará las máquinas para la fabricación de los paneles, junto con las materias primas y la construcción de la se podría hacer por la población local.

El concepto de las casas de papel pronto se pondrá a prueba en Zimbabwe, donde se construirá junto con el alemán organización de ayuda World Vision y en Nigeria, 2.400 casas pronto se construirá. La esperanza es que esto puede ser la respuesta a las condiciones miserables de vida de las personas que viven en barrios marginales en el mundo, o aquellos cuya vivienda fue destruida durante un desastre natural.



 Una cocina, dos dormitorios, una ducha y un área de servicio en la parte externa. Así ha diseñado el ingeniero su casa modelo, de 34 metros cuadrados, para África u otras regiones en crisis.
Las paredes, dos placas de cubierta unidas entre ellas a celdillas hexagonales recuerdan a los panales de abejas. La firma de Niemöller, ‘The Wall AG’ con sede en Schaffhausen, ha bautizado y patentado esta construcción con el nombre ‘SwissCell’.

Material ‘ultraestable’
Gracias a esta estructura hexagonal, las paredes de celulosa impregnada con resina sintética son increíblemente resistentes. “Nuestras colmenas grandes son capaces de sostener más de 200 toneladas en un metro cuadrado”, explica el ingeniero. “Eso ya no tiene mucho que ver con papel”.
En realidad, uno debería hablar de “un extraordinario castillo en el aire” y no de una casa de papel: “Más del 90% de la casa se constituye de aire y funciona porque las celdillas son extremadamente rígidas”.
Debido al tratamiento que se le da, el material también se vuelve resistente al fuego, al aire y al agua. Además, no se malgastan los recursos. “A nuestra casa de África también le llamamos casa de un solo árbol”, precisa Niemöller. “Se necesita sólo un arbolito para construir toda una casa; demanda menos material que un garaje abierto”.




Producción ‘in situ’
En el futuro, estas casas se podrán fabricar en el lugar de la demanda y armarse en pocas horas. Para ello, ‘The Wall’ ha desarrollado una máquina. “La producción en serie y totalmente automatizada de las colmenas empezará en el último trimestre de este año. Hasta entonces, las últimas dolencias infantiles habrán sido erradicadas”, afirma el inventor.
La máquina es tan pequeña como dos refrigeradoras puestas una sobre la otra: 1,40 metros de ancho; 1,60 de alto y 80 centímetros de profundidad. Pero está en condiciones de fabricar 25.000 celdillas, es decir, 1.000 casas al mes. “Por cierto, en la producción local se necesita transportar mucho menos material”, subraya Niemöller.

Actualmente el ingeniero Niemöller recibe una avalancha de demandas. “En estos momentos tenemos más de un millón de casas solicitadas. Hace poco tuvimos aquí a una delegación de China que representa al gobierno.
¡Quieren millones de casas!”
¿En el futuro, también mansiones?

Sin embargo, Niemöller no quiere limitar su firma al Tercer Mundo. “El material del que disponemos también hará posible la construcción en Europa de casas pasivas (que crean su propia climatización y no necesitan calefacción) y a precios extremadamente bajos”, concluye. “Además, se puede construir tanto una mansión como un rascacielos”.

Comentarios